jueves. 29.10.2020 |
El tiempo

¿Por qué un sector de hispanos residentes en EE.UU. apoya a Trump?

Los sociólogos que han estudiado el fenómeno encuentran que estos ciudadanos, originarios de países de Sudamérica y El Caribe, adoptan un comportamiento de superioridad tras conseguir la nacionalidad americana
¿Por qué un sector de hispanos residentes en EE.UU. apoya a Trump?

En las últimas encuestas sobre intención de voto en las elecciones de Estados Unidos, programadas para el 3 de noviembre, se muestra que el candidato demócrata Joe Biden le ha sacado ventaja al actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump. Y la pelea se ha concentrado en los llamados estados “volubles” o “veletas”, es decir Ohio, Nevada y Florida.

Pero, cuando los sondeos se hacen por segmentos de la población, llama la atención un significativo apoyo al actual mandatario por parte de muchos hispanos procedentes de México, países de Centroamérica, Colombia, Perú, Ecuador, Brasil, Chile y Argentina.

Cálculos del Pew Research Center y AP VoteCast muestran que aproximadamente tres de cada diez votantes latinos otorgaron su preferencia a Trump en 2016 y a los candidatos republicanos en 2018. La cifra concuerda con las tendencias a largo plazo en la identificación con alguno de los partidos entre los votantes hispanos, según Pew.

Se entiende que el apoyo a los republicanos por parte de la comunidad cubana y, ahora, la venezolana, tiene un contenido político. La comunidad cubana acusa a los demócratas de haberlos traicionado en la llamada invasión de Cochinos, y los venezolanos los responsabilizan de no haber sido duros contra Chávez y ahora Maduro.

Y por esa razón es que apoyan al candidato republicano sin importarles si las medidas políticas que llevan como estandarte de la campaña los pueden afectar o beneficiar.

En el caso de los inmigrantes cubanos, ellos tienen un régimen especial que se llama ley del ajuste cubano, y por esta legislación los cubanos que ponen los pies en territorio norteamericano son considerados residentes, en el plazo de un año pueden ser considerados residentes permanentes y en tres años se convierten en ciudadanos.

Es más, en los primeros seis meses de permanencia en Estados Unidos, los cubanos reciben ayuda para vivienda, pago de servicios como energía eléctrica, teléfono, agua y gas, y un seguro de salud completo. También cuentan con cupones de alimentos.

Con los venezolanos no existe el mismo trato, pero son acogidos de manera especial.

Pero este trato especial puede ser muy justificado, según la posición política de cualquier persona, pero no se puede extender para el resto de latinoamericanos en cuyos países no ha habido regímenes izquierdistas y extremistas como en Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Por esa razón, para cualquier extranjero es muy difícil convertirse en residente temporal, luego en residente permanente y finalmente en ciudadano. Lograr la ciudadanía demora un promedio de diez años.

No obstante, estudios llevados a cabo por investigadores de prestigiosas universidades como Columbia, Stanford, Berckeley, y otras, advierten que los hispanos que llegan a Estados Unidos traen sus estereotipos psicológicos y sociales de sus países de origen.

Y al hacerse ciudadanos de Estados Unidos, ese paso significa para muchos no solo estabilidad económica y laboral, sino una suerte de “blanqueamiento racial”. Comienzan a sentirse y a pensar como “gringos”.

Y eso pasa con inmigrantes peruanos que, en su gran mayoría se declaran nacidos en Lima, en los barrios más pudientes, y reniegan de sus rasgos porque delaten otra cosa.

También los colombianos, no aceptan ser “costeños”, y todos los argentinos se declaran blancos, porque los “negros” se quedaron en su país.

Después de un “rally” en la Casa Blanca, Trump se reunió con hispanos que lo respaldan y les dijo que él estaba de acuerdo con la migración, pero de acuerdo a la ley.

Y les dijo que estaba preocupado porque muchos latinos habían sido víctimas de la violencia en las calles durante las protestas. Y les recordó que los latinos ganaban buenos salarios antes de la pandemia.

Pero todos saben que Trump se opone a la inmigración, que acusa a los inmigrantes de ser criminales, violadores y narcotraficantes, sin ninguna distinción. Y que su política antiinmigrante lo llevó a construir un muro —todavía no terminado— en la frontera con México y a separar de sus padres a niños que fueron detenidos en la frontera y enviados a campamentos.

Y que además ha intentado desmantelar el Dream Act, un programa implementado por el expresidente Barack Obama que permite que los jóvenes que llegaron con sus padres de niños puedan a permanecer en Estados Unidos.

¿Por qué un sector de hispanos residentes en EE.UU. apoya a Trump?
Comentarios