sábado. 05.12.2020 |
El tiempo

La fiesta gay de la élite mexicana que produjo un escándalo policial en 1901

El festejo fue interrumpido por un grupo de efectivos que arrestó a 41 asistentes

La fiesta gay de la élite mexicana que produjo un escándalo policial en 1901

La noche del 17 de noviembre de 1901, en el centro de Ciudad de México, ocurrió una de las mayores redadas que marcaría un hito en la historia de la comunidad LGBTI de ese país.

Ese día, la élite mexicana organizó una fiesta en la colonia Tabacalera a la que asistieron 42 homosexuales. La mitad estaba vestido de mujer, detalla la BBC. Eran personas adineradas y formaban parte del círculo social más conservador de aquel año.

El festejo fue interrumpido por la Policía, que arrestó a casi todos: solo uno ―el yerno del entonces presidente Porfirio Díaz— logró escapar y 41 quedaron detenidos.

La prensa mexicana convirtió el incidente en un escándalo, uno de los más sonados de comienzos del siglo. En tanto, el Gobierno se esforzó en mantenerlo oculto. Esta semana, la historia llegó a la pantalla grande gracias a la película El baile de los 41, protagonizada por Alfonso Herrera en el papel del esposo de la hija de Porfirio Díaz.

Durante más de un siglo, la identidad del resto de los detenidos permaneció en el limbo hasta que el abogado Juan Carlos Harris ubicó los nombres de siete de ellos en los archivos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Los identificados promovieron amparos contra su conscripción forzada en el Ejército. Entre ellos figuran Pascual Barrón, Felipe Martínez, Joaquín Moreno, Alejandro Pérez, Raúl Sevilla, Juan B. Sandoval y Jesús Solórzano. Todos ellos fueron sometidos a una serie de abusos y violaciones que, más de un siglo después, comenzó a develarse.

Según recoge la BBC, fueron conducidos al cuartel del batallón 24 de la Policía y al cuartel de la Policía montada. También los hicieron barrer la calle fuera de los cuarteles a donde fueron enviados, aún con los vestidos de la fiesta.

El antecedente del ‘Baile de los 41′ permitió que se hicieran redadas continuas, chantajes policíacos, torturas, palizas, envíos a la cárcel y al penal de las Islas Marías, con la simple mención de “ataque a la moral y las buenas costumbres” con anuencia y tolerancia social debido a los prejuicios de la homofobia en la sociedad mexicana.

Aunque no se ha documentado, es muy posible que dentro del Ejército hayan sufrido abusos porque nunca se ocultó a los soldados la razón de su reclutamiento, aseguró el abogado Juan Carlos Harris. “Sufrieron un escarnio fuertísimo”, explicó a la BBC

La fiesta gay de la élite mexicana que produjo un escándalo policial en 1901
Comentarios