Un abogado asesinó a su sobrino en los juzgados de Cajeme por un litigio familiar y después se suicidó

Un abogado asesinó a su sobrino en los juzgados de Cajeme por un litigio familiar y luego se suicidó
Un abogado asesinó a su sobrino en los juzgados de Cajeme por un litigio familiar y luego se suicidó

Las calles aledañas al Poder Judicial fueron cerradas a la circulación durante más de una hora por la presencia de policías municipales y estatales, elementos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC), Guardia Nacional e incluso de la Secretaría de Marina (Semar)

Un abogado asesinó a su sobrino en los juzgados de Cajeme por un litigio familiar y después se suicidó

La tarde de este miércoles 13 de octubre, al interior de los juzgados del Poder Judicial del Estado en Cajeme, Sonora, un abogado asesinó a uno de sus colegas y luego se suicidó de un disparo en la cabeza.

Aproximadamente a las 9:00 horas, un individuo identificado como el “Licenciado Álvaro” ingresó al lugar y atacó a balazos a su compañero Carlos Ignacio, quien falleció de manera inmediata.

El incidente derivó en la activación del código rojo y al lugar arribaron agentes de policía, quienes al ver que el agresor seguía armado dentro de una oficina de los juzgados ubicados en las calles 200 y Coahuila, solicitaron más refuerzos.

El agresor, después del ataque, se metió a un cubículo cercano y se disparó en la sien, Sin embargo, paramédicos de la Cruz Roja revisaron al agresor y detectaron que aún tenía signos vitales, por lo que fue trasladado a un hospital, pero falleció en el trayecto.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora (FGJE) confirmó que el litigante particular Álvaro, de 65 años, disparó contra su cliente y sobrino Carlos Ignacio, de 27, después de que discutieron por un caso familiar que ambos llevaban.

Las calles aledañas al Poder Judicial fueron cerradas a la circulación durante más de una hora por la presencia de policías municipales y estatales, elementos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC), Guardia Nacional e incluso de la Secretaría de Marina (Semar).

Ciudad Obregón, cabecera del municipio de Cajeme, es la cuarta ciudad más violenta del mundo con una tasa de 101.13 homicidios por cada 100,000 habitantes, de acuerdo con el Ranking 2020 de las 50 urbes más violentas del planeta dado a conocer por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

El pasado 12 de octubre, cerca de la una de la tarde, un asesinato más —de tantos— pareció colmar la última gota del vaso: un menor de tan solo tres años fue asesinado cuando viajaba en un auto con su familia.

“Cajeme está de luto. Otro niño más de varios que han asesinado. Por favor, los niños no tienen la culpa, no les hagan daño, son personas indefensas. Ya basta. Con los niños no. No más violencia”, compartió el colectivo Guerreras Buscadoras de Cajeme.

“Nos parece un verdadero despropósito que ya estamos llegando al extremo de la violencia [...] Una violencia que nos acecha todos los días; una violencia extrema como este infanticidio que para nosotros es una situación intolerable”, declaró Leticia Burgos, líder de la Red Feminista Sonorense (RFS).

“Nos lastima como sociedad que la lucha entre grupos del crimen organizado cobren la vida de niños”, declaró la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora.

Un comando armado, a bordo de un automóvil, acribilló la camioneta color blanco donde circulaba la familia. Las víctimas lograron escapar de las balas y el conductor de 21 años, a pesar de que resultó lesionado por varios impactos de proyectiles, manejó hasta el Hospital General de Ciudad Obregón, localizado aproximadamente a tres kilómetros del lugar del ataque.

José Rafael arribó al hospital sin signos vitales debido a las heridas que le provocaron los impactos de arma de fuego.

“Nunca nos debemos acostumbrar a la violencia, como Fiscalía les puedo decir que todos los casos en los que han estado relacionado niños los hemos resuelto, siempre que pierde la vida una niña o un niño el mensaje de la Fiscalía es implacable porque no lo podemos permitir”, externó la Fiscal Estatal, Claudia Indira Contreras, quien detalló el martes que la madre del pequeño y la persona que los acompañaba ya habían sido dados de alta.

 

Un abogado asesinó a su sobrino en los juzgados de Cajeme por un litigio familiar y después se suicidó