martes. 01.12.2020 |
El tiempo

El Covid-19 crece en Europa

En el continente Europeo, a pesar del aumento de las restricciones, sigue viendo como sus cifras de contagio son cada vez mayores
El Covid-19 crece en Europa

El rebrote de Covid-19, en esta segunda ola, avanza inexorable, obligando a imponer cada vez más medidas restrictivas y, aunque se quiere evitar un confinamiento como el vivido al inicio de la pandemia, los porcentajes de contagiados no parar de subir en toda Europa.

Así las cosas, en Italia, uno de los países más golpeados en el inicio de la pandemia, más concretamente en Lombardía, se aplicará un toque de queda desde el jueves y durante tres semanas.

El país, impondrá un toque de queda nocturno en dos de sus regiones más pobladas, Lombardía (norte) y Campania (sur), especialmente golpeadas por una pandemia que sigue avanzando y que hoy rozó de nuevo los 11.000 contagios y se saldó con 89 muertos.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el resto de autoridades del país no quieren ni oír hablar de un confinamiento general para aplacar una curva que no para de subir desde las últimas semanas y que crece sin freno con más de 10.000 infecciones diarias.

Con el dolor por las víctimas tras el primer brote y marcados por las terribles imágenes de camiones militares que transportaban decenas de ataúdes en Bérgamo, se espera que se respeten las medidas, a las que se sumará el viernes la sureña Campania.

Algunos apuntan contra las aglomeraciones en los trenes y el andén del metro de Milán, considerados entre los responsables del aumento de la curva de coronavirus.

“La gente ha vuelto a su ritmo normal. Ya no hay distanciamiento físico. Desde hace varias semanas quitaron las señales del suelo y en el metro o en el tranvía hay multitudes. En mi opinión, cometieron un gran error”, comentó Alessandro Sigolo, de 57 años, desde su quiosco.

En Francia, las fuerzas del orden han impuesto 3.019 multas por incumplimiento del toque de queda nocturno que entró en vigor en la medianoche del 16 al 17 de octubre en nueve áreas urbanas de Francia, entre ellas París, indicó el ministro francés del Interior, Gérald Darmanin.

La medida, que estará en vigor entre cuatro y seis semanas, se aplica entre las 21.00 y las 06.00. En ese periodo de nueve horas está prohibido salir a la calle, salvo por una serie de justificaciones, como los desplazamientos laborales, sanitarios o para ocuparse de personas dependientes.

El 60 % de las unidades de cuidados intensivos de la región parisiense se encuentran ocupadas por pacientes con la covid-19, aseguró hoy el director de la agencia regional de Salud, Aurélien Rousseau, que avisó de que a este ritmo llegarán al 90 % a finales de mes.

En Alemania se registran en las últimas 24 horas 6.868 nuevos contagios por coronavirus, frente a los 4.325 un día antes, cifra menor atribuible al hecho de que no todos los estados federados comunican sus datos el fin de semana. Así, la cifra de positivos contabilizados es notablemente más alta que los 4.122 casos registrados el martes de la semana pasada.

El total de positivos desde que se dio a conocer el primer contagio en el país a finales de enero se sitúa en 373.167, con 9.836 víctimas mortales, 47 más en un día.

El incremento del casos de coronavirus registrado en la circunscripción bávara de Berchtesgaden (sur de Alemania) obligó a desalojar hoy de allí a cientos de turistas, anunciaron autoridades de ese «Land».

Restaurantes, guarderías y escuelas quedarán cerrados desde hoy y durante dos semanas y los residentes en la zona solo podrán abandonar sus domicilios por razón justificada tras el incremento de los contagios, que superaron los 272,8 por 100.000 habitantes en siete días, según datos de las autoridades regionales. Se permite dejar el domicilio para ir al trabajo, a comprar o hacer deporte al aire libre, aunque solo en compañía de personas que convivan.

El primer ministro de Portugal, António Costa, rechaza un nuevo confinamiento general en Portugal para combatir la expansión del coronavirus, como ocurrió en primavera, y califica la actual situación en el territorio luso de «grave», ya que los contagios se han disparado en el último mes.

Portugal sumó ayer 1.949 positivos de covid-19 y desde que comenzó la pandemia ya ha acumulado un total de 101.860 personas contagiadas y 2.198 fallecidos.

El país se encuentra en fase de estado de calamidad, por lo que las reuniones en la calle o en restaurantes no pueden tener más de cinco miembros, y el Gobierno promoverá una ley en el Parlamento para que en breve sea obligatorio el uso de mascarilla en la calle.

El Reino Unido comunicó hoy otros 241 fallecimientos por covid-19, la cifra diaria de muertos por coronavirus más alta registrada desde el pasado 5 de junio, según los datos difundidos este martes por el ministerio británico de Sanidad. La misma fuente informó asimismo de que en las últimas 24 horas también se han identificado otros 21.331 nuevos infectados con la enfermedad frente a los 18.804 positivos registrados el lunes. La nueva cifra de muertes triplica la notificada este lunes, de 80, y eleva el total de fallecimientos en este país desde que se inició la pandemia a 43.967.

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, anunció hoy que impondrá el cierre de bares y vetará los encuentros sociales en Manchester (norte de Inglaterra) pese a la oposición del alcalde del área metropolitana de la localidad, el laborista Andy Burnham.

Manchester, que supera en diversas áreas una incidencia de 500 casos de covid por cada 100.000 habitantes, se situará a partir de la medianoche del jueves al viernes en el nivel «muy alto» de alerta por coronavirus, el máximo en la escala de tres grados que ha diseñado el Gobierno.

El país planea un estudio para conocer la efectividad de vacunas contra la COVID-19 en el que se infectaría deliberadamente con el virus, en un entorno controlado, a voluntarios inmunizados, indicaron hoy fuentes oficiales. Se espera que las pruebas, conocidas como de «desafío humano» y auspiciadas por el Gobierno, empiecen en enero próximo, y que en ellas participen 90 voluntarios sanos de entre 18 y 30 años, a los que se les suministrará previamente una vacuna candidata.

El Covid-19 crece en Europa