Por qué se le dice Vacunagate al escándalo de vacunaciones secretas en Perú

Por qué se le dice "Vacunagate" al escándalos en vacunaciones en Perú
Por qué se le dice "Vacunagate" al escándalos en vacunaciones en Perú

Los peruanos nuevamente viven una crisis política y social tras revelarse que 487 funcionarios y sus familiares accedieron a la vacuna Sinopharm contra la Covid-19

Por qué se le dice Vacunagate al escándalo de vacunaciones secretas en Perú

En plena segunda ola de contagios y muertes por coronavirus, el Perú sufre la indolencia de su clase política. Vacunagate es el término que se refiere al escándalo de vacunaciones secretas que, antes de la campaña de inmunización (7 de febrero), benefició a altos funcionarios del Estado y servidores públicos.

La nueva crisis en el país se inició el miércoles 10 de febrero, cuando el periodista Carlos Paredes reveló que el expresidente Martín Vizcarra, actual candidato al Congreso, había sido vacunado en octubre de 2020 en Palacio de Gobierno, sin ser de conocimiento público.

Nuevas confesiones y renuncias de altos funcionarios del Gobierno de Francisco Sagasti marcaron la agenda mediática del país. La ministra de Salud, Pilar Mazzetti; la ministra de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete; los dos viceministros de Salud, fueron algunos de las 487 personas vacunadas contra la COVID-19.

Desde entonces, medios de comunicación peruanos bautizaron la vacunación secreta de altos funcionarios como Vacunagate. Dicho uso deriva del Watergate, un escándalo político de gran magnitud que ocurrió en Estados Unidos a principios de la década de 1970 y que provocó la renuncia del presidente Richard Nixon.

Caso Watergate

El 17 de junio de 1972, la Policía arrestó a cinco hombres que intentaban extraer y robar documentos de la sede del Comité Nacional Demócrata en el complejo de Watergate en Washington.

Uno de los detenidos era James McCord Jr, jefe de seguridad del comité para la reelección del entonces presidente Nixon. A los sospechosos se les halló una serie de artículos, incluyendo objetos para forzar cerraduras, billetes con series secuenciadas y un receptor de onda corta que podría interceptar llamadas de la Policía, según The Washington Post.

La Casa Blanca no se involucró en el asunto y Nixon fue reelegido como presidente de EE. UU. Pero meses después, los periodistas y las investigaciones del Congreso comenzaron a desentrañar los detalles del escándalo que involucraba a las más altas esferas del poder.

“No se trataba de un robo, una única irrupción”, sostuvo el periodista del Washington Post, Carl Bernstein a CNN en el 2003. “Se trataba de un patrón de actividades ilegales que involucraba golpear físicamente a miembros de la oposición política, robando sus memorandos, interviniendo las líneas de los opositores políticos, irrumpiendo en las oficinas de psiquiatras, bombardeando centros de pensamiento”, agregó.

Mientras el escándalo explotó, el gobernante Nixon y sus ayudantes fueron sospechosos de obstrucción a la justicia al planear usar a la CIA para detener la investigación del FBI. El 24 de julio de 1974, la Corte Suprema de Estados Unidos ordenó que se entregara grabaciones en cinta de las conversaciones de la Casa Blanca.

Nixon publicó las cintas, entre ellas la así llamada arma humeante, en la que se demostró que intentó usar a la CIA para bloquear la investigación del FBI sobre el robo.

La cinta conectó a Nixon directamente con el robo, un hecho que había negado durante mucho tiempo. Su apoyo en el Congreso desapareció y el Comité Judicial de la Cámara aprobó tres artículos de juicio político en su contra.

El 9 de agosto, Nixon renunció sin admitir ninguna culpabilidad. “Recuerda siempre que otros te odian, pero los que te odian no ganan a menos que los odies, y luego te destruyes”, dijo en su discurso de despedida al personal de la Casa Blanca, informa CNN.

Vacunagate: lista de los 487 que accedieron a la vacuna Sinopharm

La República accedió a la lista íntegra de las 487 personas que recibieron la vacuna de china Sinopharm, al margen de los ensayos clínicos, según dijo el lunes 15 de febrero el presidente Francisco Sagasti.

La lista contiene mayoritariamente los nombres del personal que participa en el estudio. También hay nombres de personas del Ministerio de Salud y consultores. Algunos están clasificados como personal de Relaciones Exteriores y, finalmente, llama la atención los nombres consignados como “invitados” y “entorno cercano”.

Investigaciones en curso

El mandatario Sagasti y los jefes de los demás poderes públicos prometieron “la realización de las investigaciones correspondientes” para esclarecer todo el entramado.

Por su parte, la Fiscalía empezó una pesquisa preliminar contra Vizcarra por la presunta comisión de delitos contra la administración pública, colusión y negociación incompatible o aprovechamiento del cargo.

El escándalo del Vacunagate estalló en plena campaña electoral de los comicios generales del 11 de abril, en los que Vizcarra postula al Congreso por el partido Somos Perú. También coincidió con la crisis sanitaria que vive el país por culpa del coronavirus, enfermedad que ha provocado 43.880 muertes y 1,24 millones de contagios.

Por qué se le dice Vacunagate al escándalo de vacunaciones secretas en Perú
Comentarios