sábado. 05.12.2020 |
El tiempo

La fría campaña electoral que se vive en Venezuela

El oficialismo se ocupa de las legislativas y la oposición de promover consulta popular paralela

La fría campaña electoral que se vive en Venezuela

Desafiando la pandemia, a la oposición mayoritaria y a la comunidad internacional, el régimen de Nicolás Maduro y los actores que lo acompañan en el proceso para las cuestionadas elecciones legislativas de Venezuela del 6 de diciembre dieron inicio, el 3 de noviembre, a la campaña electoral.

Pero, más que ambiente, en los 13 días que han transcurrido desde entonces lo que se ha hecho evidente es la falta de entusiasmo, el descuido ante la pandemia y el ventajismo oficial.

Hay “una campaña electoral que no genera expectativas de cambio, de que se va a poder superar la crisis que estamos viviendo, y, al no generarlas, pierde interés”, le explicó a EL TIEMPO el profesor venezolano de Ciencia Política José Vicente Carrasquero.

Y eso fue lo que se evidenció este jueves en las inmediaciones del terminal y mercado municipal de la carretera vieja Petare–Guarenas, a donde acudió uno de los candidatos que se disputan la representación en el Parlamento de Petare, el barrio más grande y uno de los más peligrosos de América Latina.

Menfri París, quien fue apartado a principios de año de Primero Justicia, uno de los principales partidos de oposición, luego estuvo entre quienes buscaron apoyo del Supremo del régimen para arrebatárselo a sus líderes originales y ahora integra un partido nuevo, con los mismos colores y casi el mismo nombre, tenía planificado un encuentro en ese punto para escuchar los problemas y propuestas de los comerciantes informales del sector.

Lo recibieron con escepticismo y apenas unos 30 de ellos lo rodearon en el momento en el que tomó el micrófono para ofrecer un breve discurso. Aunque hubo quien lo aplaudió cuando dijo que sería su voz en el Parlamento, y quien también le prometió su voto, muchos seguían de largo o se mantenían en lo suyo, ya fuera en las largas filas para tomar los buses, ingeniándoselas para rendir el poco dinero que tenían para llevar a casa algo de comer o buscando desesperadamente vender algo para sobrevivir.

París, sin embargo, insiste en que sí hay ambiente y ánimo electoral: “Cada vez que vamos a cada hogar eso es lo que se vive”; y, pese a que las encuestas dicen que apenas un tercio de los venezolanos tiene intenciones de participar en este proceso, manifiesta estar seguro de que los venezolanos saldrán a votar.

El joven vendedor ambulante Tairon Rodríguez está entre quienes no lo harán. “Todos los que están lanzándose (como candidatos a esta elección) son cortados con la misma tijera”, le dijo a este diario, a pocos metros de distancia del punto en el que París conversaba con sus compañeros el jueves.

Si algo ha podido ver en estos primeros días de campaña el Observatorio Electoral Venezolano (OEV) es el descuido ante la pandemia de covid-19. “Ha habido lugares donde las campañas, las reuniones han sido bastante discretas, con ciertos cuidados con la pandemia, pero ha habido otras, no muchas, la verdad (…) donde ha habido aglomeración y descuido completo”, señaló uno de los directores del OEV, el también profesor Ignacio Ávalos.

Esto ha ocurrido principalmente en los mítines del chavismo, para los que además se han desplegado tarimas, pantallas, sillas, músicos y más.

La del joven aspirante París, este jueves, fue de las reuniones que Ávalos tilda de discretas, pero en el recorrido que hizo por la abarrotada avenida, antes y después de su discurso, el candidato abrazó, besó, apretó manos y habló como si el covid-19 no existiera.

Él y la mayoría de su equipo llevaban tapabocas, pero a su alrededor muchos no los tenía y tampoco respetaban el distanciamiento social. “La pandemia aconsejaba reducir la campaña y que fuera en otras modalidades”, agregó Ávalos, quien no se explica por qué se alargó a un mes, cuando en el cronograma inicial estaba estipulada para comenzar el 21 de noviembre.

Sin equidad

A finales de octubre, el órgano electoral divulgó un reglamento para regular la campaña y la propaganda. Más allá de la irregularidad de que se hiciera a última hora, Ávalos asegura que se incumple y que el ventajismo por parte del régimen es “absoluto”.

“No tengo ninguna duda de que va a haber ventajismo, se está viendo ya y todavía no hemos empezado en serio. El gobierno siente que se juega mucho porque el control del Parlamento lo legitima en relación con negociaciones con otros países, con otras empresas”, explicó el exrector del CNE.

Para Carrasquero, la inequidad se ha hecho evidente en esta fase del proceso, como en las que lo han antecedido.

¦“La Constitución tiene previsto que no hay financiamiento del Estado a los partidos políticos (…). Si los partidos no tienen financiamiento, lo que termina pasando es lo que está pasando ahorita, que los candidatos del PSUV y partidos satélites del Partido Socialista Unido de Venezuela (partido de gobierno) cuentan con recursos que evidentemente provienen del Estado para hacer su campaña y entonces regalan cosas que son suministradas por el Estado”, acotó Carrasquero.

Entretanto, la oposición mayoritaria, encabezada por Juan Guaidó –reconocido como presidente interino por más de 50 países del mundo–, adelanta su parte de mantener el rechazo al proceso, que cataloga de fraudulento y en el que no participará.

Además, insiste en la convocatoria de una consulta popular que no es vinculante, pero en la que se busca medir el rechazo de los ciudadanos al ejecutivo de Maduro, razón por la que se les preguntará a los venezolanos si rechazan o no las elecciones legislativas del 6 de diciembre y si aprueban o no que se ejerza “toda la presión” nacional e internacional para sacar del poder al dirigente chavista.

La consulta se realizará virtualmente desde el 7 hasta el 12 de diciembre, cuando, quienes lo deseen, podrán participar presencialmente.

Y pese a que no va a participar en las elecciones, la oposición anunció el viernes pasado que desplegará una comisión de observación en todo el país para vigilarlas, pues la finalidad –afirmó– es “registrar la realidad de la participación” y las “irregularidades” para denunciarlas.

Sin embargo, como la campaña para las legislativas, Ávalos no duda en decir que la de la consulta popular también está “fría”.

La fría campaña electoral que se vive en Venezuela
Comentarios