Hugo “El Pollo” Carvajal, el hombre que guarda los secretos más importantes de la estructura de poder que montó Hugo Chávez y que heredó Nicolás Maduro

Hugo "El Pollo" Carvajal, el hombre que guarda los secretos más importantes de poder de Hugo Chávez y qué heredó Nicolás Maduro
Hugo "El Pollo" Carvajal, el hombre que guarda los secretos más importantes de poder de Hugo Chávez y qué heredó Nicolás Maduro

El ex jefe de la inteligencia venezolano, arrestado días atrás en España, tuvo acceso a información privilegiada sobre los nexos del chavismo con el narcotráfico, y sus relaciones con la guerrilla colombiana y con grupos terroristas como Hezbollah. Conoce los datos más escabrosos de cada uno de los oficiales que crecieron con la revolución

Hugo “El Pollo” Carvajal, el hombre que guarda los secretos más importantes de la estructura de poder que montó Hugo Chávez y que heredó Nicolás Maduro

Alrededor del Mayor General retirado del Ejército, Hugo Armando Carvajal Barrios, recién detenido en Madrid, se tejen infinidad de especulaciones, algunas más adornadas que otras, unas aseguran que no le causa preocupación a Maduro, otras son teorías conspirativas sobre cárteles de la droga e incluso que estaría infiltrado en el gobierno interino de Juan Guaidó. El Pollo, como lo llaman, es depositario de los secretos más importantes de la estructura de poder de la revolución bolivariana.

Aunque el alto oficial pone a temblar a funcionarios civiles y militares, el verdadero interés en él es que conoce el origen y el destino de recursos, económicos y humanos, usados por Hugo Chávez para construir la estructura geopolítica que le fue exitosa en sus años en la presidencia y el papel del entonces canciller Nicolás Maduro en ella, que no ha logrado aniquilar el poderoso imperio norteamericano.

Es cierto que la DEA ha demostrado interés en el exjefe de Inteligencia Militar, desde hace años, por la relación con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), organización que Estados Unidos catalogó de narcoterrorista, pero para EEUU ese interés no ha sido determinante en otros casos de militares venezolanos involucrados en el narcotráfico.

En octubre 2019 Carvajal reveló: “En el 2009 Hugo Chávez me ordenó comprobar una situación irregular en nuestra embajada en Damasco y parte del resultado de esa investigación instruyó pasársela al canciller, la repuesta de Maduro fue “si se meten con Venezuela incendiaremos a América”. Yo pensé, este está loco”

Funcionarios policiales y de inteligencia estadounidenses hicieron varios intentos para tratar de llegar a un acuerdo con Carvajal. Hubo esfuerzos importantes para que el militar fuera a EEUU en calidad de testigo e imputado, pero él se negó. Algunos amigos del chavismo cercanos al General aseguran que se volvió inflexible en aceptar otra propuesta que no fuera inmunidad total a cambio de aportar la importante información a la que tuvo acceso durante su paso por el cargo de director de Inteligencia Militar.

Carvajal, a quienes militares y civiles siempre consideraron astuto, estableció una poderosa red de informantes. Chávez, quien desconfiaba de su entorno después de lo ocurrido durante el golpe del 11 de Abril 2002, le ordenó espiar a todo el entorno que lo rodeaba, principalmente a sus hombres armados más cercanos en la Casa Militar o Guardia de Honor Presidencial. Esa poderosa estructura de Inteligencia siempre contó con cuantiosos recursos económicos, a través de una abultada partida secreta que no estaba sujeta a las auditorías, ni siquiera al conocimiento, de la Contraloría ni de otro ente.

Ese nivel de vigilancia, en el caso de los militares, es más relevante de lo que muchos pueden recordar, porque Carvajal logró espiar durante más de una década a los integrantes de la Fuerza Armada.

Los ascensos

Desde que asumió la jefatura de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), el general Carvajal Barrios fue clave para decidir los ascensos en la institución castrense. Hay exfuncionarios militares y civiles viviendo fuera del país, incluso en los Estados Unidos, de quienes Carvajal tiene mucho qué contar y eso abarca las relaciones de esos militares con mafias del narcotráfico.

El Pollo Carvajal manejó y tuvo acceso a información privilegiada de la estructura que Hugo Chávez creó en el continente. Ese es un tema que involucra relaciones con la guerrilla colombiana, con grupos terroristas como Hezbollah y otras implicaciones con organizaciones en el continente. No es solo el tema económico, el del narcotráfico, sino el de las armas y el nivel de compromiso con determinadas personas y agrupaciones; y en esa lista de espiados está aquel Canciller Nicolás Maduro Moros.

Ya electo presidente de la República, después de la muerte de Chávez, Maduro nombra a Carvajal, en abril 2013, al frente de la Dirección de Inteligencia Militar, pero no para compartir el poder, sino para mantenerlo cerca. Nueves meses después el Mayor General sale del cargo, en medio de una tensa relación, además del problema que le creaba la abierta intromisión de los cubanos en los temas de inteligencia de Gobierno y especialmente de la Fuerza Armada.

Carvajal espió a los militares de la era Chávez como gran parte de los que después llegaron al Gobierno de Nicolás Maduro. Una de las estrategias más perversas, pero funcionales, de Chávez en el poder fue ir creando a cada funcionario su respectivo expediente; ese archivo guardaba fundamentalmente debilidades económicas, aunque no faltaban las familiares, incluso los deslices amorosos. No fue casual que se flexibilizaran las medidas contraloras y se presionara al funcionario, aunque algunos lo hacían voluntariamente y con una sonrisa, hasta que incurriera en acciones que ameritaran ser sujeto de sanciones contraloras y judiciales.

El hoy preso de la justicia española conoce los secretos militares más escabrosos de cada uno de los oficiales que crecieron con la revolución, así como las tareas que cada uno de ellos realizó de manera ilícita, los intríngulis de la relación con Cuba hasta el armamento que se le compró a Rusia.

El hombre misterioso

Chávez (promoción 1975) mantuvo una estrecha relación con Carvajal Barrios, cuya amistad nació y se fortaleció en la Fuerza Armada, siendo el número 59 en la promoción Pedro Camejo Negro Primero de la Academia Militar en el año 1981. Quien con los años sería presidente de Venezuela fue instructor de Carvajal, a quien llevó a la jefatura de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM).

El ahora detenido fue primero Director de Investigaciones de la DIM, entre los años 2000 hasta que fue nombrado, en el 2004, subdirector del cuerpo de Inteligencia; después asciende a Director, cargo del cual Chávez lo saca a finales del año 2011 después de un incidente donde resultaron muertos varios miembros de las Fuerzas Bolivarianas de Liberación ahora llamadas Fuerzas Patrióticas de Liberación Nacional (FBL/FPLN). Carvajal Barrios debió pasar a retiro en julio del 2011, pero Chávez le prorrogó la condición activa seis meses más.

Durante sus años en Inteligencia, Hugo Carvajal era el hombre a quienes todos en el poder del chavismo y la Fuerza Armada mencionaban, pero pocos conocían realmente; El Pollo parecía una leyenda urbana. Su rostro era casi desconocido, aunque su nombre aparecía en todas partes, solo rodaba una foto borrosa y antigua sobre él. Todo cambió cuando en 2014 funcionarios de la DEA lo retienen en el aeropuerto de la isla de Aruba.

El Gobierno de Nicolás Maduro dijo que era cónsul venezolano y lo reclamó como diplomático. Hasta ese momento la leyenda tomó rostro nítido y hasta una leve sonrisa exhibió en un acto público. Lo recibieron personalmente Tarek El Aissami, Cilia Flores, el entonces canciller Elías Jaua y el viceministro Calixto Ortega; sobre la tarima, en el acto público, estuvo además rodeado de la ministra Eugenia Sader, del segundo hombre del chavismo Diosdado Cabello Rondón entre otros.

El general que tenía amigos muy poderosos también tiene enemigos del mismo calibre. Hace años fue preparando su retirada y quizá por ello cambió su apellido por lo que pasó a ser Hugo Armando Peck Peck y su entonces esposa Gladys Coromoto Segovia de Peck, con quien tuvo tres hijos. Hace años aparece en su vida su actual esposa Angélica Flores, con quien procrea dos hijos, que llegaron a conformar su numerosa familia de ocho hijos.

Su relación con Diosdado Cabello fue muy cercana y por ello logra ser diputado a la Asamblea Nacional por el estado Monagas, para el período 2016 al 2021. En la guerra interna del poder que se libra en el chavismo, Carvajal se vio en peligro y trató de buscar aliados en el gobierno interino, por lo que el 21 de febrero 2019, pidió a través de un video que Nicolás Maduro abandone el poder, que la Fuerza Armada se rebele y que haya elecciones libres. Manifestó respaldo a Juan Guaidó Márquez. Un mes después apareció en España y ahí se inicia la etapa que lo lleva a fugarse hasta el jueves cuando fue descubierto en un apartamento de Madrid.

Carvajal tiene el poder de las pruebas y la información sobre los hombres de Chávez, las herramientas utilizadas por el líder de la revolución y a quiénes utilizó para formar toda la estructura de poder que consolidó en Latinoamérica.

Hugo “El Pollo” Carvajal, el hombre que guarda los secretos más importantes de la estructura de poder que montó Hugo Chávez y que heredó Nicolás Maduro
Comentarios