Óscar Camps, de Open Arms: “No hay que sorprenderse cuando en unos meses rescatemos afganos del mar”

Öscar Camps, de Open Arms: "No hay que sorprenderse cuando en unos meses rescatemos a afganos del mar"
Öscar Camps, de Open Arms: "No hay que sorprenderse cuando en unos meses rescatemos a afganos del mar"

El creador de la ONG además denunció que lo que está ocurriendo en el mar es “una vulneración absoluta de todos los convenios internacionales del Derecho Marítimo e incluso de la Convención de Ginebra”

Óscar Camps, de Open Arms: “No hay que sorprenderse cuando en unos meses rescatemos afganos del mar”

El fundador y director de la ONG Open Arms, Óscar Camps, cuya organización ha rescatado en el Mediterráneo a más de 62.000 personas desde que nació en 2015, prevé que “dentro de unos meses” estarán “rescatando afganos en el mar” ante la crisis de refugiados afganos tras la toma de poder por parte de los talibán el pasado 15 de agosto.

“Ahora que se habla de Afganistán, dentro de unos meses cuando rescatemos afganos del mar la gente se preguntará por qué vienen, nadie se acordará del tema talibán y los tendremos en medio del mar”, ha señalado Camps en una entrevista concedida a Europa Press.

Aunque, según ha precisado, las personas que están huyendo de Afganistán “no han llegado todavía al Mediterráneo central”, se ha mostrado convencido de que “se notará”

“Evidentemente que se notará, lo que podría haber sido una salida ordenada, y tener vías legales y seguras para garantizar que estas personas puedan pedir asilo y refugio, ahora van a tener que entregarse al crimen organizado, a las mafias, les estamos obligando a que paguen a traficantes”, ha advertido Camps.

PERSEGUIDOS Y CRIMINALIZADOS

El fundador de Open Arms también ha denunciado la “persecución y criminalización constante” contra las organizaciones humanitarias que asisten a los migrantes en el mar. “Estamos perseguidos y criminalizados constantemente, no solamente por los partidos de la extrema derecha sino a veces incluso por el mismo Parlamento Europeo que veta el rescate”, ha indicado.

En este sentido, ha defendido que las personas que se suben a una patera para cruzar el Mediterráneo escapan de conflictos y guerras en sus países y no lo hacen atraídos por los barcos de rescate. “No huyen porque están las ONG en el mar como dice el discurso xenófobo que nos acusa de ser un punto de atracción”, ha matizado.

Según ha explicado, lo que están sufriendo las organizaciones humanitarias en Italia es “una guerra de desgaste moral, legal, técnico y económico” que se refleja en las “severas” inspecciones por las que les hacen pasar.

“Que desplacen a especialistas de otra parte para hacer una inspección y que dure de 14 a 17 horas es impensable, esa inspección no la pasa nadie. Se busca la detención pura y dura”, ha detallado. Muchas veces, según asegura, el inspector utiliza “criterios subjetivos” como, por ejemplo, que la actitud de la tripulación en un simulacro de incendios no es la correcta.

Además, estos bloqueos tienen un “desgaste económico”, tal y como denuncia. “No deja de ser un gasto muy importante que te retengan un barco, la retención del Open Arms nos costó más de 270.000 euros (316.600 dólares)”, ha precisado.

400 MUERTOS MIENTRAS ESTABAN BLOQUEADOS

Si bien, el fundador de Open Arms subraya que la peor consecuencia del bloqueo de los barcos de rescate es la pérdida de vidas humanas. “Cuando se nos bloqueó en España fueron 400 muertos los que hubo en ese periodo, porque no había nadie más haciendo esas tareas”, ha recordado.

También ha denunciado otros obstáculos que se están encontrando debido a la pandemia, como las cuarentenas tras sus misiones en el mar. “Italia te somete a una cuarentena de entre 10 y 14 días aunque no haya ningún positivo a bordo y todos los test den negativo”, ha añadido.

En esta línea, ha afirmado que la situación a la que se enfrentan ahora es peor que con el exministro del Interior Matteo Salvini que “tenía la fama de hacer la publicidad de cerrar los puertos pero nunca estaba cerrados”. “La ministra de Interior actual no dice nada pero bloquea los barcos dentro de los puertos y no nos permite salir así que la situación en Italia ha empeorado”, ha lamentado.

La pandemia, según ha precisado, también ha entorpecido su labor porque han tenido que aplicar “protocolos muy rígidos a bordo” que han hecho “todavía más ingrata” su labor, teniendo que socorrer a los migrantes en lanchas con un EPI completo en pleno mes de agosto.

En cuanto a las relaciones con el gobierno español, ha indicado que “son puramente un trámite”. “Mientras no nos pongan dificultades estamos más que contentos, porque también se nos ha bloqueado en España. Estuvimos varios meses bloqueados administrativamente en el puerto de Barcelona”, ha recordado.

Sobre la situación actual de los barcos de la ONG, Camps explica que recientemente, el velero Astral tuvo que abandonar una misión, en la que rescató a 89 personas, por una avería en uno de sus motores, y el Open Arms se encuentra en Burriana pasando las inspecciones correspondientes para poder salir de nuevo al mar.

BUSCAN UN NUEVO BARCO

Si bien, dadas las circunstancias y la antigüedad de las embarcaciones, el director de Open Arms no descarta buscar un barco mejor. “Llevamos mucho tiempo intentando buscar por los mares del mundo un barco que nos pueda ayudar a seguir haciendo ese trabajo y nos dé garantías de seguridad, porque estamos trabajando en muy precario con barcos muy antiguos”, ha subrayado.

A su juicio, lo que está ocurriendo en el mar es “una vulneración absoluta de todos los convenios internacionales del Derecho Marítimo e incluso de la Convención de Ginebra”. Además, ha añadido que no es que un capitán deba rescatar porque está obligado a ello sino por “un tema moral”.

A veces, según ha precisado, los barcos no tienen capacidad para subir a bordo a los migrantes que se encuentran a la deriva pero sí para protegerles hasta que vayan a rescatarlos. “Hay una obligación de intervención de los Estados, la obligación legal no es solo del capitán”, ha remarcado Camps.

En cuanto a los planes de futuro de la ONG, señala que el principal es “desaparecer” y “que la Guardia Civil garantice la intervención en aguas internacionales”, aunque incluso si no llegaran más pateras, seguirán ayudando en lo que se les necesite, como han hecho durante la pandemia, cuando el confinamiento les impidió salir al mar, y se dedicaron, entre otras labores, a hacer test de Covid-19 en residencias de mayores y centros de colectivos vulnerables.

También ha incidido en la importancia de “sensibilizar en las escuelas para tener unos adultos mejores” porque, a su juicio, se ha “fracasado como generación”.

MENORES MARROQUÍES DE CEUTA

Preguntado por la intención del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska de repatriar a los menores marroquíes que entraron en Ceuta el pasado mes de mayo, ha tachado de “bastante feo y desagradable aparte de ilegal e inmoral” que se intente deportar a estos niños.

“Se han hecho algunas barbaridades, no es la primera, hay muchas devoluciones en caliente que se hacen en la valla y se han puesto en peligro vidas de personas en el mar esperando a que intervenga la armada marroquí, por orden gubernamental. No somos un ejemplo. Y no podemos responsabilizar a Salvamento Marítimo, porque hacen el trabajo que tienen que hacer, pero sí a los responsables políticos, a Grande-Marlaska, de tomar estas decisiones de intentar deportar de forma masiva a los menores”, ha subrayado.

Óscar Camps, de Open Arms: “No hay que sorprenderse cuando en unos meses rescatemos afganos del mar”