La Policía de Guatemala dispersó a una caravana migrante con bombas lacrimógenas

Policía de Guatemala dispersó a caravana de migrantes con bombas
Policía de Guatemala dispersó a caravana de migrantes con bombas

Con la próxima llegada de Joe Biden a la presidencia de los Estados Unidos, los hondureños tienen la esperanza de una flexibilización migratoria en ese país.

La Policía de Guatemala dispersó a una caravana migrante con bombas lacrimógenas

La Policía de Guatemala dispersó una caravana con miles de migrantes hondureños, apostados durante el fin de semana en una carretera en el poblado de Vado Hondo (este), y terminó de ahuyentarlos con el uso de bombas lacrimógenas.

El contingente policial avanzó con fuerza sobre la masa, haciendo un fuerte ruido mediante el golpe de sus macanas contra escudos, con lo que lograron que unos 4,000 migrantes retrocedieran y otros corrieran hacia los lados, dispersándose dentro del pueblo, pero aún en territorio guatemalteco, constató la AFP.

En su huida, varios de los caminantes trataron de lanzar piedras a la Policía, que respondió lanzando gases lacrimógenos para seguir alejándolos en dirección a la frontera con Honduras, ubicada a unos 50 kilómetros.

La operación policial puso a correr a muchas familias, entre ellas madres con niños pequeños. “Yo voy con mi hijo, yo en Honduras no tengo dónde vivir”, dijo una mujer al canal Guatevisión, tras la estampida.

“Si tuviéramos pisto (dinero) no estaríamos aquí yéndonos al norte (EE. UU.). Lo tratan como perros a uno, no tiene que ser así”, comentó otra señora, que llevaba a dos niñas, una tomada de cada mano.

La carretera, donde los migrantes estaban desde el sábado, quedó despejada para el avance del transporte de carga, cuya mercancía corría el riesgo de estropearse.

Los migrantes hondureños aseguraron que escapan de la violencia, la pobreza, el desempleo y la falta de educación y salud, una situación agravada por la pandemia. La mayoría acusó al presidente Juan Orlando Hernández de su desgracia.

Los hondureños tienen la esperanza de una posible flexibilización de las políticas migratorias en Estados Unidos cuando el presidente electo, Joe Biden, asuma el próximo miércoles. Posibilidad que Washington ya rechazó.

 

La Policía de Guatemala dispersó a una caravana migrante con bombas lacrimógenas
Comentarios