La repudiable defensa del entrenador de Venezuela acusado de abuso sexual y psicológico por 24 jugadoras

La repudiable defensa del entrenador de venezuela acusado de abuso sexual y psicológico por 24 jugadoras
La repudiable defensa del entrenador de venezuela acusado de abuso sexual y psicológico por 24 jugadoras

Kenneth Zseremeta realizó un extenso comunicado para responder a la presentación pública que encabezó un grupo de deportistas de la selección vinotinto

La repudiable defensa del entrenador de Venezuela acusado de abuso sexual y psicológico por 24 jugadoras

El caso se conoció en los últimos días y mantiene en vilo al fútbol femenino de la región. Un grupo de 24 jugadoras venezolanas decidieron hacer pública una acusación de “abuso físico, psicológico y sexual” contra el ex entrenador Kenneth Zseremeta. El hombre que comandó durante una década el fútbol femenino de Venezuela decidió ahora realizar una extensa defensa con un comunicado que difundió durante las últimas horas y tiene algunos tintes repletos de controversia.

El DT inició su texto centrándose en el registro limpio de antecedentes policiales que data del 2018 cuando abandonó el país y se acoge a la “presunción de inocencia hasta que se pruebe lo contrario”, advirtiendo que las presentaciones de las deportistas “no han llevado el debido proceso”.

Una de las defensa más llamativas que realiza Kenneth es cuando recuerda que tuvieron más de 600 jugadoras a cargo durante la década que comandaron a la selección, intentando limar los argumentos y acusaciones de las 24 deportistas que lo apuntaron: “Se hace extraño de que 575 jugadoras o mas, durante el periplo no hayan presentado ninguna irregularidad, acusación o denuncia”.

En esa línea, asegura que los logros deportivos decantaron en distintas reacciones mediáticas positivas para hablar sobre el proceso deportivo y allí no hubo acusaciones en su contra: “Fue tanta la acumulación de acciones deportivas positivas y vínculos entre jugadora, entrenador, cuerpo técnico, en buenas relaciones y receptividad, como una manera exitosa de plasmar en el campo de juego, que fuimos sujetos a entrevistas, programas, documentales y películas, en los cuales no veo ninguna de las apreciaciones psicológicas negativas o traumáticas que se manifiestan en esta carta que tengan relación con mi proceso”. Al mismo tiempo, ironizó que tras su salida “no han vuelto a obtener ningún otro logro deportivo importante como los mencionados anteriormente”.

“Tratar de borrar de la historia deportiva de Venezuela, la huella que nuestro cuerpo técnico y mi persona como DT, puso como sello personal para darnos a conocer en el mundo, que triste y que obstrucción laboral la que se cometió a raíz de las insinuaciones y de esta carta, que el grupo técnico que iba presentar una propuesta para un proyecto de futbol femenino se hayan retractado a raíz de toda esa generación de comentarios sobre mi persona y cuerpo técnico”, afirmó.

Zseremeta aseguró que nunca sometieron a “racismo o persecución” a nadie por la “disposición sexual” y realizó una aclaración incomprensible: “‘No soy homofóbico’ y me caracterizó por haber compartido durante mi otra carrera profesional con mi compañero en la universidad que estudie, que el mismo tenía su disposición sexual diferente a la mía, en mutuo consentimiento ambos desarrollamos una gran amistad, y una relación socio afectiva, en la actualidad comparto una gran amistad con esta persona”.

El DT insistió con que lo sucedido le quitó posibilidades de trabajo latentes y aseguró que las 24 jugadoras le “han causado un daño psicológico y económico”. Y, entre otros temas, apuntó contra la acusación por redes sociales: “Como la opinión pública y las redes sociales hoy son instrumentos de la perversión y del odio y de los contenidos de diferentes índoles, hoy nos restringimos las personas que tenemos calidad humana y profesionalismo”.

LA CARTA COMPLETA

Comunicación para la opinión pública, a los interesados en la carta enviada por jugadoras FVF.

Comunico por la presente, que a continuación, después de haber leído e interpretado nuestra parte legal, y yo como persona natural, estamos abiertos a la ley y constitución de la República Bolivariana de Venezuela, brindar la cooperación y la información referente a los temas enunciados en dicha carta.

La cual se ha hecho viral, y a la solicitud de los interesados responder a cada punto escrito en dicha nota:

Desglosamos cada párrafo de lo expresado con los contenidos desvirtuantes, descalificadores, acusatorios y deportivos desmeritarios.

Para aclarar el titulo de la carta, hago referencia a los dos delitos tipificados en el código penal de Venezuela, corno delitos de índole sexual, a esto respondo:

Presento antecedentes policiales adjunto del año 2018, cuando partí del país, donde los mismos aparece el siguiente contenido “Se constata, luego de revisada la base de datos de la oficina de antecedentes penales y hasta la emisión del presente documento, que el referido ciudadano “NO REGISTRA ANTECEDENTES PENALES EN LA REPUBLICA BOLIVARIANA VENEZUELA”.

Por tal manera, siguiendo la explicación de cada punto de la carta, me acojo constitucionalmente “A la presunción de mi inocencia, hasta que se pruebe lo contrario”. Los 2 delitos mencionados de alguna manera, no han llevado el debido proceso, se considera dentro de cualquier código penal o civil, para la opinión pública, desconozco y desestimo dichos delitos mencionados en el título de la carta.

Aclaración de los diferentes temas y contextos de la carta:

Se observa en el contenido de la carta y la manera de esparcir, difundir a los medios de comunicación y redes sociales, como un objetivo flagrante de la obstrucción laboral, deterioro psicológico, y generar en las sociedades como un acto de compasión, repudio, estereotipo y criminal, con la desmedida forma de destrucción de mi carrera profesional.

En lo expuesto por las jugadoras, sobre los diferentes procesos, no hay una clara identificación del proceso específico de los cuales estas jugadoras hablan, ya que nosotros tuvimos los procesos de selecciones desde el 2007 hasta el 2017, dichos proceso estuvieron al mando y dirección técnica bajo mi persona, en los cuales tuve varios cuerpos técnicos.

Cuando referimos a la cantidad de jugadoras que tuvimos en un total entre preselecciones, selecciones y eventos internacionales, un total de más de 600 jugadoras durante los 10 años en el cargo. Lo coherente y consecuente de esa cantidad de atletas y cuerpos técnicos, se hace extraño de que 575 jugadoras o más, durante el periplo no hayan presentado ninguna irregularidad, acusación o denuncia.

Hacemos constar que, durante mi proceso, se lograron grandes hazañas deportivas en diferentes categorías, eliminatorias, partidos amistosos, ciclos olímpicos, se obtuvieron galardones nacionales honoríficas entre ellas La Orden Francisco de Miranda, premio Periodístico Entrenador del Año y Mejor Selección del año, entre otros más. Fue tanta la acumulación de acciones deportivas positivas y vínculos entre jugadora, entrenador, cuerpo técnico, en buenas relaciones y receptividad, como una manera exitosa de plasmar en el campo de juego, que fuimos sujetos a entrevistas, programas, documentales y películas, en los cuales no veo ninguna de las apreciaciones psicológicas negativas o traumáticas que se manifiestan en esta carta que tengan relación con mi proceso.

Es de entender, que si queremos desvirtuar, descalificar y desvalorizar, el resto de las categorías que realizaron logros inéditos, como nuestro primer mundial FIFA femenino, y nuestra primera y única medalla de oro en ciclos olímpicos, que irónico y que sentido común tan ilógico que después de mi salida, “que fue traumática como las jugadoras lo manifiestan en esta carta”, no han vuelto a obtener ningún otro logro deportivo importante como los mencionados anteriormente.

Para aclarar que la persona que utiliza su red social personal para colocar un título que en realidad “No es el contexto de informar a la opinión pública, sino mis bien de una denuncia formal y suplantando la autonomía del órgano judicial, se observa desde la óptica legal, que el anonimato del debido proceso, se ha viciado de manera mediática, y se ha llevado al manifiesto del escarnio público (trasgresión de términos legales y vicio en el proceso), detractores y personas de una opinión muy particular sobre estos tipos de casos, que el mundo de hoy son de escándalos y de degradación moral, integridad como se manifiesta en el día de hoy en la actualidad”, los contenidos que no son filtrados correctamente y llegan a las manos de niños y niñas, federaciones y asociaciones y entes deportivos, los cuales va crear una complejidad de definición de algo que la ley esta revisando, ameritará las respectivas experticias e investigaciones profesionales“.

Hago costar, y lo hago de conocimiento público, que tratar de borrar de la historia deportiva de Venezuela, la huella que nuestro cuerpo técnico y mi persona como DT, puso como sello personal para darnos a conocer en el mundo, que triste y que obstrucción laboral la que se cometió a raíz de las insinuaciones y de esta carta, que el grupo técnico que iba presentar una propuesta para un proyecto de futbol femenino se hayan retractado a raíz de toda esa generación de comentarios sobre mi persona y cuerpo técnico.

No queremos emitir un juicio de valores sobre mi capacidad técnica que ellas ponen entre dicho, y convertirme en un rival directos deportivamente en una competición formal u organizada, ya que algunas jugadoras hayan despertado de una manera violenta y atacando despiadadamente la integridad, conocimiento del entrenador y desconocer que los equipos llegan en el fútbol a los éxitos deportivos, ser campeones u obtener medalla, porque hay una planificación detrás organizada y sistemática de un entrenador, me refiero a todos los y las entrenadores del mundo y equipos que sabemos que sin la dirección técnica con experiencia y profesional sería difícil, no basta el talento individual para repetir 3 mundiales FIFA, 1 Juegos Olímpicos Juveniles, y todas las medallas del Ciclo Olímpico que obtuvimos.

Dejo abierto el criterio al mundo del fútbol femenino, que hoy ha pasado por diferentes entrenadores y entrenadoras, entre ellos mi persona, que todas las jugadoras y los procesos, las mismas están en equipos importantes en Europa, USA, Sudamérica. De la opinión pública, los que tienen el conocimiento de categorías infanto juveniles, alcanzaron los suficientes contenidos y quemaron sus etapas correctamente, para llegar donde están, y no por suerte, ni por una varita mágica, sino más bien por una serie de profesionales en diferentes ciencias aplicadas al deporte y mi persona como D.T.

Para aclarar, donde se refiere a la diversidad y disposición de sexo, me refiero a que nuestro cuerpo técnico y mi persona, nunca sometimos a racismo o persecución, estereotipos, por su disposición sexual “Como un entrenador que está en el fútbol femenino, que ha estado en varios países y clubes, tengo compresión y respeto, a algo tan sensible que hoy en la sociedad, ha creado movimientos y polémicas sobre el tema., “No soy homofóbico” y me caracterizó por haber compartido durante mi otra carrera profesional con mi compañero en la universidad que estudie, que el mismo tenía su disposición sexual diferente a la mía, en mutuo consentimiento ambos desarrollamos una gran amistad, y una relación socio afectiva, en la actualidad comparto una gran amistad con esta persona”. No comprendo dentro del contexto de esta carta el término perseguir, ya que la libertad que poseía las jugadoras en el uso de sus facultades fuera de la selección, no era de nuestro interés, ni adentro ni afuera de la selección.

Defino como disciplina dentro de la selección, que la disposición sexual es un tema que no tiene relación alguna, ya que se viene a participar y a ejecutar acciones de índole de convivencia, donde no cabe el espacio para definir el concepto “relaciones entre las atletas y cuerpo técnico”.

Refiriéndonos al tema de las acusaciones y desvirtuando mi carrera profesional, llegando a tal manera de poder impedir mis proyectos laborales, que en la actualidad presente en algunos países, llegando de una manera de imposibilitar mi proyecto en estas instituciones, causando perder las oportunidades laborales, las cuales me han causado un daño psicológico y económico.

Así como la solicitud de las atletas en mención, solicitan una privacidad y un respeto a sus opiniones y comentarios personales, hago del conocimiento público que como humanos que vivimos en esta tierra, tengo el derecho a la privacidad y al anonimato, de lo contrario no gozaría de mis garantías constitucionales de libre movimiento y libertad de expresión y laboral, en cual respeto enormemente y con una calidad ética que poseo de mantener como cualquier profesional que maneja humanos, mantener el silencio y no expresar las interioridades laborales y deportivas que sucedieron de mis atletas, expreso la gratitud y el enorme sacrificio que estas atletas demostraron durante los procesos que tuve al mando. Mas nada que decir de mis jugadoras en Venezuela y en el resto de los países donde he estado, darle las gracias por ese rotundo e incondicional apoyo y opinión personal sobre mi trabajo.

Con respecto a mi destitución al final del periplo con la FVF, que se dio en la ciudad de Santa Marta Colombia, donde se habla unos temas nutricionales y de rendimiento físico disminuido por diferentes situaciones socio económicas, donde hubo una confusión del contexto de esta noticia, donde el periodista que realiza la entrevista habla de un tema político, el cual nunca me involucre o relacione la política con mi trabajo. Las relaciones institucionales entre mi persona, COV, IND, fueron de una comunicación abierta y receptiva para el apoyo de mis jugadoras y mis planes de trabajo, estos fueron tan evidentes que a raíz de la presentación factible que muchas jugadoras gozan y gozaron de proyectos, becas y otros beneficios.

Declaro que mi relación con el Ministro del deporte en ese momento era de un clima de diálogo y amistad profesional, en Reunión sostenida se dio q conocer que mi destitución no fue injerencia del Gobierno Bolivariano de Venezuela, sino un complot, encausado por algunos miembros de la junta directiva de la FVF. El revuelo que causó la separación del cargo, trajo una matriz de opinión al respecto, que se involucraron de una manera personal e institucional, y comprendiendo y analizando esta reacción colectiva, y se confunde el contexto con esta acción colectiva con una defensoría personal hacia el entrenador, que en realidad las jugadoras por falta de conocimiento querían una claridad y respuesta del ente federativo el cual le explicaran coherentemente por que se dio la destitución, no se defendía el entrenador en sí, si no el proceso sub20 que venía de ser un proceso exitoso, por defender el ultimo campeonato sudamericano sub17 invicto que realizamos en la ciudad de Barquisimeto -Lara, donde se abarroto el aforo total del estadio, manteniendo la copa de Conmebol.

Crear en la actualidad un sentimiento negativo en las jugadoras que estuvieron en ese proceso que no apoyaran la continuidad del mismo, es lo que ha esta sucediendo en todo este tiempo.

Como la opinión pública y las redes sociales hoy son instrumentos de la perversión y del odio y de los contenidos de diferentes índoles, hoy nos restringimos las personas que tenemos calidad humana y profesionalismo, me privo en hacer pronunciaciones, campañas, acusaciones directas en perjuicio y deterioro mental, que perturba la razón de muchos y lleva a la interrogante de colocar temas tan sensibles como son los más conocidos, que hoy golpean de una manera despiadada masiva a diferentes actividades como a los clericós, entrenadores, jugadoras, políticos, farándula del cine, gente del arte, personas de la TV, destruyendo su núcleo familiar con contenidos inexplicables en la razón que esas acusaciones y aseveraciones, no son los medios para exponerla, si no las instituciones dedicadas y competentes, y no acabar con la carrera de las personas, que como derecho inherente tienen, hasta no probar lo contrario.

Así como en la carta se solicita que todos estos entes deportivos se hagan del conocimiento que se amerita un proceso correspondiente antes de ejecutar acciones irreparables, como para jugadoras como para entrenadores, dejo en la conciencia de la opinión pública, y pongamos en la balanza moral, que la naturaleza pecaminosa de la humanidad, es un instrumento de destrucción cuando no se utiliza los medios y la información correcta, y se desconoce la información de ambas partes.

Sea Dios que juzgue el corazón de todas estas personas que buscan el pecado en otros, cuando no vemos la viga que tenemos en el ojo.

Agradezco a la opinión pública respetar al Cuerpo Técnico y al resto de las jugadoras de Venezuela y de los diferentes países donde laboramos, que no se involucraron en este proceso mediático.

Att:

Lic: Kenneth Zseremeta.

Director Técnico Fútbol Profesional Internacional.

La repudiable defensa del entrenador de Venezuela acusado de abuso sexual y psicológico por 24 jugadoras
Comentarios