Terroristas asesinaron a tres periodistas en una emboscada en África

Terroristas asesinaron a tres periodistas en una emboscada en África
Terroristas asesinaron a tres periodistas en una emboscada en África

Dos españoles y un irlandés grababan un documental sobre la caza furtiva en Burkina Faso; se sospecha de grupos islamistas

Terroristas asesinaron a tres periodistas en una emboscada en África

 Dos periodistas españoles y uno irlandés que estaban desaparecidos en Burkina Faso fueron asesinados por hombres armados que los habían secuestrado el lunes, en una zona con intensa actividad de caza furtiva, informaron este martes fuentes oficiales.

”Se confirma la peor de las noticias”, aseguró el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, al informar por Twitter del asesinato de los periodistas españoles David Beriain y Roberto Fraile. En Dublín, el ministerio de Relaciones Exteriores dijo estar “al tanto” de la desaparición de un ciudadano irlandés, pero se negó “a comentar los detalles de un caso en particular”. Reporteros Sin Fronteras (RSF) precisó que también era periodista.

“Es muy lamentable, los tres occidentales fueron ejecutados por terroristas”, declaró un alto responsable de los servicios de seguridad en Burkina Faso. Los occidentales desaparecidos eran “periodistas-instructores que trabajan para una ONG de protección del medio ambiente”, según una fuente de seguridad burkinesa.

Un miembro de las Fuerzas Armadas de Burkina Faso sigue desaparecido tras la emboscada, dijo una de las fuentes.

El grupo desapareció después de que unos individuos armados atacaran una patrulla de fuerzas de seguridad y expatriados en una región del este el lunes por la mañana.

Nadie ha reivindicado la autoría del ataque, ocurrido una carretera que conduce a la vasta reserva forestal de Pama. El gobierno dijo que no había identificado a los asaltantes, a los que describió como “terroristas”. La unidad que sufrió la emboscada formaba parte de una nueva unidad conjunta del ejército, la policía y la silvicultura que acababa de recibir seis meses de formación y estaba empezando a operar en las zonas de conservación de los alrededores de Pama, en la frontera con Benín y Togo.

Burkina Faso, al igual que gran parte de la región del Sahel en África Occidental, se enfrenta a una crisis de seguridad cada vez más profunda, ya que grupos vinculados a Al-Qaeda y al Estado Islámico llevan a cabo ataques contra el ejército y la población civil, a pesar de la ayuda de las fuerzas francesas y de la ONU. Se cree que fuerzas insurgentes retienen a rehenes extranjeros en Burkina Faso, Malí y Níger.

El agravamiento de la violencia ha provocado una de las crisis de desplazamiento que más rápido está aumentando en el mundo, según advirtió Naciones Unidas a principios de abril. El Sahel acoge ahora a casi tres millones de refugiados y personas desplazadas dentro de su propio país.

Terroristas asesinaron a tres periodistas en una emboscada en África