Autoridades de Guanajuato identificaron a la persona que contrató el servicio de mensajería y entregó el regalo explosivo

Autoridades de Guanajuato identificaron a la persona que contrató el servicio de mensajería y entregó el regalo explosivo
Autoridades de Guanajuato identificaron a la persona que contrató el servicio de mensajería y entregó el regalo explosivo

El contenido de la caja, según los primeros reportes, era un cilindro metálico que contenía pólvora. Una chispa provocó el efecto detonante al momento de abrir el paquete

 

Autoridades de Guanajuato identificaron a la persona que contrató el servicio de mensajería y entregó el regalo explosivo

El reloj marcaba las 17:14 horas cuando dos mensajeros en motocicleta llegaron al restaurante Barra 1604 en la colonia El Deportivo, en Abasolo, Guanajuato. Dijeron que llevaban un regalo para Mario Alberto Hernández Cárdenas, el dueño del restaurante, pues ese día celebraba su cumpleaños.

Horas antes los mensajeros habían recibido una caja con globos y serpentinas que debía ser entregada en el establecimiento ubicado sobre Avenida Faja de Oro, esquina con Insurgentes.

A Mario Alberto lo acompañaban uno de sus socios y algunos colaboradores. El paquete explotó en cuanto lo abrieron. El incidente le provocó la muerte al gerente y a su socio comercial, Mauricio Salvador Romero Morales, además de dejar gravemente heridas a otras cuatro personas, entre ellas, uno de los mensajeros que había llevado el paquete.

Lo primero que advirtieron investigadores de la fiscalía, consultados por el periodista Héctor de Mauelón, fue que se había tratado de una explosión perfectamente controlada, pues la onda expansiva no hizo estallar los cristales de los comercios cercanos.

Solo uno de los vehículos estacionados afuera del restaurante presentaba huellas de impacto, pero al parecer habían sido provocadas por el cuerpo de una de las víctimas.

El contenido de la caja, según los primeros reportes, era un cilindro metálico que contenía pólvora. Una chispa provocó el efecto detonante al momento de abrir el paquete.

La policía tiene conocimiento de que la persona que envió aquel regalo sabía de explosivos. También sospechan que tenía cercanía con Mario Alberto, pues sabía el lugar y momento exacto en el que el regalo debía ser entregado.

La hipótesis más firme apunta a una especie de represalia provocada por una situación de “extorsión” o “cobro de piso”. Sin embargo, las autoridades aseguraron que nunca se había presentado una situación similar. Otra línea de investigación son las presuntas deudas que tenía el propietario del restaurante.

Los investigadores también sostienen que, aunque se trató de un caso sin precedentes, los que lo planearon cometieron una serie errores.

Y es que la policía logró la identificación de la persona que contrató el servicio de mensajería y entregó el supuesto regalo, por lo que será su testimonio el que arroje nueva información en los próximos días.

Un familiar de las víctimas mortales señaló al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) como los presuntos responsables del ataque.

Según su versión, desde hace siete meses el restaurante era víctima de extorsión. Presuntamente les exigían 50 mil pesos a la semana por cobro de “derecho de piso”.

“Mi hermano y Mario fueron las víctimas, pero el mensaje no solo era para ellos… este era un mensaje para decir que aquí están, que aquí siguen, que no se van a ir. Es un mensaje para causar terror”, sentenció el familiar al periódico Milenio.

“No descartamos ninguna línea de investigación, evidentemente el crimen organizado es una de ellas, pero no se descarta ninguna línea de investigación”, insistió Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, gobernador de la entidad.

Además, indicó que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) es la encargada de estudiar el tipo de explosivo utilizado, el cual fue de alta potencia.

“La verdad que fue una carga explosiva muy potente por los daños que ocasionó, no solo a quienes perdieron la vida, sino a los heridos y daños que hizo a los vehículos cercanos al lugar”.

Guanajuato, desde el 2018, es el estado mexicano donde más personas han sido asesinadas, producto de la disputa territorial entre distintos cárteles dedicados al narcomenudeo y la venta de hidrocarburo robado, según sostienen las autoridades locales.

Este año, de enero a julio se han registrado 2,098 homicidios dolosos, de acuerdo con cifras oficiales.

No obstante, de forma paralela, han crecido las extorsiones en el estado. Según cifras de la Fiscalía local, en los primeros siete meses del 2021 hubo 129 víctimas de este delito en el periodo referido, mientras que en el 2020, en ese mismo lapso, fueron solamente 11.

Autoridades de Guanajuato identificaron a la persona que contrató el servicio de mensajería y entregó el regalo explosivo
Comentarios