“Es absurdo e irresponsable”: la indignación por el financiamiento que México solicitó al G20 para combatir el cambio climático

"Es absurdo e irresponsable": indignación por el financiamiento que México solicitó al G20 para combatir el cambio climático
"Es absurdo e irresponsable": indignación por el financiamiento que México solicitó al G20 para combatir el cambio climático

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, pidió en la cumbre de líderes mundiales 100 mmdd, pese a que México eliminó el año pasado el fideicomiso dedicado a esa causa

 

“Es absurdo e irresponsable”: la indignación por el financiamiento que México solicitó al G20 para combatir el cambio climático

México, representado por su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, participó recientemente en la Cumbre de líderes del G20, este año llevada a cabo en Roma, Italia. Entre los principales problemas que ahí se discutieron figuró el cambio climático. Y durante su participación, el canciller mexicano, a nombre del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pidió a la comunidad internacional financiamiento, de 100 mil mdd para emprender acciones para encarar esa problemática. Irónico –han tachado varios expertos–, tomando en cuenta la postura que la actual administración ha mantenido sobre el tema.

Algunos de los hechos que se han reclamado como contradictorios a la petición de Ebrard es la eliminación de los 109 fideicomisos que llevó a cabo el gobierno mexicano, ya que uno de ellos estaba destinado a las acciones en pro de la conservación del planeta. De igual manera, la refinería de Dos Bocas –uno de los proyectos insignia de AMLO– es considerada una obra totalmente opuesta a la evolución ecológica.

“México no tiene siquiera la calidad moral para ir a pedir dinero a la comunidad extranjera, cuando Pemex ha perdido 60 mil millones de dólares en tres años y todavía el gobierno quiere invertir 12 mil millones de dólares más en una refinería”, dijo consultado por Infobae Carlos Álvarez Flores, presidente de México, comunicación y ambiente A.C., “eso es absurdo, nadie que tuviera tantita vergüenza podría ir a pedir dinero, si el de los mexicanos lo está tirando, literalmente, en el petróleo”.

El también experto en residuos y en cambio climático recordó la Ley General de Cambio Climático, publicada el 6 de junio de 2012, que precisamente estableció en el Artículo 80 la creación del Fondo para el Cambio Climático, a fin de captar y canalizar recursos financieros públicos, privados, nacionales e internacionales en acciones a favor del medio ambiente.

“México no cumple su propia Ley General del Cambio Climático”, así como tampoco, señaló el especialista, lo prometido el 4 de noviembre de 2016 en el acuerdo de París, sobre reducir en un 22% –que ya es de por sí poco– la emisiones de carbono. “Estamos a nueve años de eso y en realidad México ha sido muy irresponsable. No solamente este gobierno, aunque este está peor, pero también Peña pasó su sexenio sin pena ni gloria”.

Además de la eliminación del Fideicomiso para combatir el Cambio Climático, Álvarez Flores advirtió sobre la reducción de presupuesto que ha vivido la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), dependencia encargada precisamente de la conservación de áreas naturales protegidas por ser sistemas naturales de captura de carbono.

“Este nuevo gobierno llega y en lugar de retomar la Ley General del Cambio Climático, de apresurar las acciones al respecto por el compromiso de 2016, en 2018 que entró en funciones este gobierno, anuncia acciones exactamente contrarias”, recordando el anuncio de 2019, cuando Rocío Nahle, secretaria de Energía, anunció que la Comisión Federal de Electricidad iba a entrar al cumplimiento de certificados de energía limpia, “una broma, porque el 80% de energía que produce la CFE es a partir de la quema de combustibles fósiles”.

Pese a la cancelación del fideicomiso en la materia, en México sí se tiene un ingreso dedicado a la energías limpias. Sale del bolsillo de los mexicanos desde 2014 mediante el impuesto al carbono, que fue aprobado en la Reforma Fiscal de 2013.

“Sí nos están cobrando un impuesto. Todos los mexicanos estamos pagando un impuesto al carbono desde 2014 (...) se han reunido más de 60 mil millones de pesos en ese fondo que, en teoría, es para apoyar acciones de las energías verdes y de medidas de adaptación al cambio climático”, destacó el especialista, alertando que la finalidad de dichos recursos simplemente no se ve reflejada en la actual administración.

De igual manera recordó que en una decisión “que el mundo todavía no entiende”, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la construcción de la refinería de Dos Bocas, “cuando nadie en el planeta está construyendo refinerías”.

“El Sr. López Obrador está exactamente al revés: literalmente el gobierno de México está en sentido contrario a los objetivos de los 197 países que firmaron el acuerdo de París”, advirtió.

Para el especialista, lo que el gobierno debió hacer es cerrar dos o hasta tres refinerías, en miras de apoyar la cruzada global en contra del cambio climático. Incluso indicó que el gobierno aún estaría a tiempo de encarrilarse en la causa pro ambiental, cancelando la construcción de Dos Bocas e invirtiendo el dinero de ese proyecto en las termoeléctricas del país a fin de obtener un sistema de tratamiento de emisiones.

“Lo que no tiene razón es una posición ridícula; ir a pedir dinero a la comunidad internacional, cuando el gobierno de la 4T lo que ha hechos es dilapidar nuestro dinero”, concluyó el experto, “me parece muy poco ética la postura del gobierno, ir a pedir dinero internacional si no hay ninguna acción a favor de la lucha contra el calentamiento global, es absurdo e irresponsable”.

 

“Es absurdo e irresponsable”: la indignación por el financiamiento que México solicitó al G20 para combatir el cambio climático
Comentarios