Domingo. 22.09.2019 |
El tiempo

López Obrador afirma que ahora es más justa la distribución del ingreso

La economía del país está creciendo poco, reconoció el presidente Andrés Manuel López Obrador al emitir su mensaje con motivo de la entrega de su primer informe oficial de labores, pero acotó que ahora es menos injusta la distribución del ingreso
López Obrador afirma que ahora es más justa la distribución del ingreso

Ante su familia, miembros del gabinete, representantes de los poderes Judicial y Legislativo, gobernadores, empresarios e invitados especiales, el mandatario subrayó que no hay recesión en el país y sí más desarrollo y más bienestar.

 

“La economía está creciendo poco, es cierto, pero no hay recesión, además ahora es menos injusta la distribución del ingreso, hay más desarrollo y más bienestar”, indicó en su mensaje desde el Patio de Honor de Palacio Nacional.

 

Destacó que en los primeros nueve meses de gobierno se han conseguido ahorros por 145 mil millones de pesos y llamó a “desechar la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función del simple crecimiento económico”.

 

Hizo énfasis que en su administración se considera que lo fundamental no es lo cuantitativo sino la distribución equitativa del ingreso y la riqueza, y que “el fin último de un buen gobierno es conseguir la felicidad de la gente”.

 

Desde su perspectiva, el crecimiento económico y los incrementos en la productividad en la competitividad no tienen sentido como objetivos de sí mismos, sino como medios para lograr un objetivo superior, que es el bienestar general de la población.

 

La nueva política económica significa mantener finanzas públicas equilibradas, sanas, no deficitarias, “es decir no gastar más de lo que ingresa a la hacienda pública”, remarcó, y aseveró que al cierre de este año se cumplirá la meta de superávit primario de uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

 

Recordó que la nueva política productiva que se lleva a cabo consta de cuatro acciones fundamentales: fortalecer la economía propia, impulsar proyectos para el desarrollo regional, fomentar la participación del sector privado y promover la intensificación del comercio exterior y la captación de la inversión extranjera.

 

Con la mampara a sus espaldas que destacaba que rendía su Tercer Informe de Gobierno al Pueblo de México, subrayó que no han aumentado los impuestos en términos y no se han creado gravámenes, y que en el proyecto de presupuesto para el próximo año se proyecta que no aumente la deuda pública.

 

Citó que en lo que va de su gobierno el peso ha resistido fuertes presiones externas y se ha mantenido estable en relación con el dólar, mientras que la mayoría de las monedas emergentes se han depreciado.

 

En ese sentido, indicó que diciembre de 2018 a julio de 2019 las reservas internacionales han crecido en 54 mil 200 millones de dólares.

 

De igual manera, la Bolsa Mexicana de Valores se ha mantenido estable e incluso ha aumentado dos por ciento, gracias a que “tenemos finanzas públicas sanas”, y la recaudación de impuestos aumentó en 2.6 por ciento, respecto al año pasado.

 

El Ejecutivo federal reconoció la disposición de los empresarios para destrabar conflictos como los contratos de gasoductos y que pusieron el interés nacional por encima del interés particular “por legítimo que este sea”.

 

“Somos servidores públicos, profesionales, comerciantes, empresarios, pero por encima de todo” somos mexicanos, dijo, y agradeció la colaboración del presidente del Grupo Carso, Carlos Slim y los representantes del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar y del Consejo Mexicano de Negocios, Antonio Del Valle.

 

Asimismo, destacó la postura firme y al mismo tiempo propositiva del director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, que permitió que con el arreglo entre empresas y gobierno se garantice el abasto de gas para los próximos 20 años.

 

En el mensaje, que tuvo una duración de un 100 minutos, el presidente se refirió a los proyectos impulsados por el Estado para el desarrollo regional, como la construcción del Tren Maya, el desarrollo integral del Istmo de Tehuantepec, la ampliación de los puertos de Salina Cruz y de Coatzacoalcos.

 

Asimismo, la modernización de las vías del tren de carga de contenedores que conectará las costas del Océano Pacífico con el Golfo de México a través de una franja de 230 kilómetros, vía de comunicación similar al Canal de Panamá, pero con más ventajas, que al igual que las otras obras, tiene la aceptación de las comunidades.

 

Las refinerías de Salina Cruz y Minatitlán garantizan la disponibilidad de combustibles, mientras que los ductos de Pemex su transporte, con lo que se contará con energía eléctrica suficiente, sostuvo López Obrador.

 

Hizo énfasis en la cancelación de los compromisos contraídos en la pasada administración para la construcción del aeropuerto en el lago de Texcoco, y que “afortunadamente ya se liquidaron los bonos y todos los contratos pendientes con las empresas”.

 

Se refirió a la creación de la zona libre franca a lo largo de los tres mil 180 kilómetros de frontera con Estados Unidos, donde se redujo 20 por ciento el Impuesto sobre la Renta, el IVA se redujo de 16 al ocho por ciento y se aumentó al doble el salario mínimo.

 

López Obrador destacó que a julio la inflación anual fue de 3.8 por ciento, “la más baja desde diciembre de 2016”, y no han aumentado en términos reales los precios de las gasolinas, del diesel, del gas y la electricidad.

López Obrador afirma que ahora es más justa la distribución del ingreso
Comentarios