Sin miedo a la tercera ola: alud de turistas abarrota el balneario de Acapulco

Sin miedo a la tercera ola: alud de turistas en el balneario de Acapulco
Sin miedo a la tercera ola: alud de turistas en el balneario de Acapulco

Los viajeros provienen mayormente del centro de México. Ellos aseguran que la mejor manera de continuar con la nueva normalidad es aprender a convivir con la COVID-19

Sin miedo a la tercera ola: alud de turistas abarrota el balneario de Acapulco

Acapulco cierra su Semana Santa con gran cantidad de visitantes que han abarrotado playas y bares, antesala de una temida tercera ola de contagios en México, que suma 2,25 millones de contagios y más de 204.000 muertos.

Tras un 2020 en el que precisamente la pandemia de la COVID-19 impidió el arribo de miles de visitantes, el popular balneario recobró estos días la vida que lo caracteriza como el destino turístico más atractivo en el país por sus playas doradas y su vida nocturna, pero lo ha hecho en momento complicado.

Luego de que las autoridades sanitarias han reportado una bajada de los contagios en las últimas semanas, tras el duro pico de enero, el más mortal, con más de 30.000 decesos, también han advertido de la posibilidad de una tercera ola.

Pero a pesar de estos avisos, viajantes nacionales, en su mayoría del centro de México, han llegado hasta las playas de Acapulco ya que aseguran que la mejor manera de poder continuar con la nueva normalidad es aprender a convivir con el virus.

Según estimaciones de la Secretaría de Turismo de México, esta semana, la ocupación hotelera general se pronosticó en un 58% con la llegada de 5 millones de turistas y una derrama económica de 12.000 millones de pesos (590 millones de dólares).

Mientras que en Acapulco, la ocupación hotelera de esta temporada quedó 30 puntos por debajo del 2019, con un 45% y unos 300.000 visitantes, que dejaron unos 1.000 millones de pesos (unos 49,3 millones de dólares).

Para los prestadores de servicios, la Semana Santa se ha convertido en un respiro para su economía y ha levantado sus ingresos que, en promedio estaban, en unos 300 pesos (15 dólares) solo durante los fines de semana debido a la limitada cantidad de turistas.

Con 15.407 casos confirmados y 1.771 defunciones, la presencia del virus ha traído nuevas reglas en Acapulco. La entidad se ubica en el color amarillo del semáforo epidemiológico, condición que solamente permite que las playas puedan estén en actividad entre las 7 a. m. y las 6 p. m.

Bajo este esquema, las discotecas han permanecido cerradas y los bares al aire libre que permanecen en funcionamiento no han sido suficientes para abastecer a todos los turistas, ya que su aforo permitido es del 50%.

Con la capacidad en hoteles también restringida, los turistas han optado por utilizar el llamado “Hotel Camarena” (cama en la playa) , pero con una variante, ya que familias enteras han acampado en el pavimento.

Vacunación en México

Hace una semana, el subsecretario de Salud de México y estratega contra la pandemia, Hugo López-Gatell, advirtió que el Gobierno mexicano decidió posponer la vacunación de maestros y concentrarse en inmunizar a las entidades de la “megalópolis”, integrada por la Ciudad de México y los estados de Hidalgo, Puebla, Morelos, Querétaro, Tlaxcala y Estado de México.

Con la llegada, hasta el momento de 14,67 millones de vacunas, de las que se han aplicado 8,89 millones, la administración de AMLO prevé que en los próximos días se incremente la velocidad de la inmunización, ya que su estrategia de distribución estará enfocada en los estados de la megalópolis y las ciudades con mayor riesgo epidémico de otras 12 entidades.

Sin miedo a la tercera ola: alud de turistas abarrota el balneario de Acapulco
Comentarios