viernes. 29.05.2020 |
El tiempo

Zoom y Houseparty: el polémico ascenso de las app de videollamadas durante el aislamiento

Los servicios de comunicación masiva lideran el top mundial en las tiendas de aplicaciones desde la propagación del covid-19. Sin embargo, numerosas acusaciones sobre sus políticas de privacidad se han viralizado en los últimos días
Zoom y Houseparty: el polémico ascenso de las app de videollamadas durante el aislamiento

Desde que inició el proceso de aislamiento social para evitar la propagación del coronavirus, las empresas tuvieron que buscar alternativas para lograr la comunicación entre sus empleados a distancia. Es por ello que las aplicaciones de videollamadas se han vuelto una herramienta clave para el teletrabajo durante estas últimas semanas.

Entre estas app hay una revelación: Zoom. Perteneciente a la empresa homónima, situada en Sillicon Valley, se mantiene en el cuarto puesto de las aplicaciones preferidas en Venezuela de Play Store (lista liderada actualmente por TikTok), por encima de servicios más reconocidos como WhatsApp, Facebook Messenger, Skype o HangoutsMeet.

Creada en 2011, su éxito radica en la cantidad de personas que puede reunir en las videoconferencias de su versión gratuita: hasta 100 participantes (con un límite de 40 minutos), a diferencia de competidores como Skype, que solo permite hasta 50.

Además,  Zoom permite la reproducción audio y video en HD, la facilidad de compartir pantalla simultáneamente con anotaciones, grabar las reuniones y crear transcripciones, así como compartir elementos durante este proceso. Además, las reuniones de este servicio se pueden programar desde una cuenta Outlook, Gmail, e iCal. Zoom también tiene integrado chats para hacer reuniones masivas. Y si los participantes quieren divertirse, la app tiene filtros integrados.

El servicio es utilizado por grandes compañías como Uber, la aerolínea Delta,  la web de ofertas Groupon, entre otras. Sin embargo, su uso no se limita a lo organizacional. Políticos del mundo usan Zoom para difundir sus comunicados y realizar ruedas de prensa a distancia.

Es el caso del gobierno de Reino Unido, que recientemente hizo la primera videollamada de su historia con esta app. Representantes de gobiernos de España, Costa Rica, Panamá o Ecuador también han hecho transmisiones con esta aplicación.

El gremio académico también encontró una alternativa para sustituir las aulas con Zoom. Numerosos profesores imparten clases por medio de esta herramienta. Por ello la compañía ha eliminado las restricciones de duración para algunas escuelas de zonas afectadas.

Récord de descargas

Para los usuarios que usan Zoom desde casa, disponible para sistemas Android, iOS, PC y MAC, la comodidad y funcionalidad de la app está entre lo que más destacan. Según datos de la consultora RBC Capital, Zoom aumentó su número de descargas en 188% desde que inició la cuarentena, alcanzando los 50 millones en Play Store.

Y los números no mienten: analistas de Bernstein estimaron que Zoom tenía 12,92 millones de usuarios activos mensuales en febrero. Significa que entre los dos primeros meses de este año se registraron 2,22 millones de usuarios nuevos, en comparación con los 1,99 millones sumados en 2019.

Esta cantidad también se ve reflejada en las finanzas de la empresa. El creador de la aplicación, Eric Yuan, quien aseguró que la semana pasada fue descargada unas 343.000 veces en un día, entró en el índice de multimillonarios de Bloomberg, con una fortuna calculada en 78.000 millones de dólares. El empresario chino estadunidense se posiciona en el número 184 de la lista de las 500 personas más ricas del mundo. Su firma tiene un valor en la actualidad de 15.900 millones de dólares.

Zoom Houseparty
Creador de Zoom, Eric Yuan 

Houseparty

Houseparty Zoom
House party Logo 

Sin embargo, Zoom no es la  única app de videollamadas que aumentó su popularidad en este periodo de aislamiento. Houseparty,  propiedad de la casa del videojuego Fortnite, es otra de las herramientas de comunicación favoritas de la temporada. Algo más juvenil, no tiene la misma acogida que Zoom en Venezuela: ocupa el puesto 51 en Play Store en el país. Sin embargo, está muy bien posicionada internacionalmente.

Desarrollada por Life on Air en 2016, Houseparty fue adquirida por EpicGames (su actual dueño) en 2019. Lo que en un principio pareció una inversión para diversificar su oferta, dio un giro de tuerca desde la llegada del covid-19. Según datos de Financial Times en una sola semana de aislamiento, la app se descargó 2 millones de veces. Número importante si se toma en cuenta que desde sus inicios hasta el año pasado solo había registrado 35 millones de  descargas.

Esta app, disponible para Andoid, iOS y PC, permite la interacción de hasta ocho usuarios en videoconferencias donde, a diferencia de Zoom o Skype, además de charlar se puede jugar. Esto mediante juegos como  “trivial”, “dibújalo”, o “quién es quién”. Permite, además, el cambio de fondo y el uso de máscaras.

Sencilla y divertida, es una aplicación orientada más al uso familiar y social que otras app de videollamadas.

Peligros de seguridad

No obstante, pese a su éxito inicial, estas aplicaciones no han escapado de la polémica. En una época en la que los datos personales se encuentran digitalizados en la red, la seguridad y la privacidad son temas importantes.  En esta línea, Zoom y Houseparty han tenido que responder a recientes acusaciones sobre presuntos peligros que afectaron a usuarios de sus plataformas.

La seguridad de Zoom se puso en duda luego de que el primer ministro británico, Boris Johnson, tuiteó que utilizaba la app para las reuniones del gabinete. Tras sus declaraciones corrieron rumores de que el Ministerio de Defensa de ese país mandó a suspender su uso por falta de protección, lo que fue desmentido.

Después de esta acusación la compañía aseguró al medio británico BBC que “Zoom considera extremadamente importante la seguridad de los usuarios. Estamos en estrecha comunicación con el Ministerio de Defensa y el Centro Nacional de Ciberseguridad en Reino Unido y ofrecimos la documentación que necesitaban».

En Nueva York, la fiscal general Letitia James envió una carta a Zoom por la cantidad de denuncias sobre cuentas pirateadas del servicio.

«Enviamos una carta a Zoom con una serie de preguntas para asegurarnos de que la empresa toma medidas apropiadas para garantizar la vida privada y la seguridad de los usuarios», aseguró un portavoz de la fiscal a la agencia AFP.

Como resultado de estas violaciones de la seguridad en videollamadas, usuarios crearon la etiqueta #zoombombed. En ella algunos afectados mencionaron la interrupción de sus transmisiones con imágenes pornográficas o racistas. El FBI informó que investiga estos casos y compartió recomendaciones para evitar caer en estas situaciones.

Hackeos

Otra objeción a Zoom se dio luego de que la revista Vice descubriera que la app en dispositivos iOS compartía datos de navegación de sus usuarios con Facebook, sin su consentimiento, cediendo así esta información para fines publicitarios. Sin embargo, la compañía informó que suspendería la autenticación en equipos de Apple por medio de cuentas de esa red social, porque “recogen información innecesaria”. Esta medida no aplica para su versión de Android.

El sitio The Intercept reveló que las videollamadas de Zoom no cuentan con una encriptación de extremo a extremo, como en WhatsApp. Y la firma de seguridad informática VMRay también indicó que el programa del servicio para Mac se instala de forma automática y sin autorización.

El más reciente de estos fallos de seguridad tiene que ver con el hackeo de la contraseña Windows. Mediante un enlace, los piratas informáticos pueden robar los datos del usuario y lograr tomar posesión del equipo de este. Matthew Hickey, investigador británico que detectó la fuga, pidió a los desarrolladores de Zoom que resuelvan el problema.

Houseparty, por su parte, fue acusada recientemente de haber sido hackeada, comprometiendo la información de sus usuarios. Sin embargo, en un comunicado EpicGames negó estas afirmaciones  y denunció que se trataba de una estrategia de desprestigio. “Todas las cuentas de Houseparty están seguras: el servicio es seguro, nunca se ha visto comprometido y no recopila contraseñas para otros sitios”, dijo la empresa.

Los usuarios que difundieron el problema de seguridad hablaron además  de robo de contraseñas e información bancaria. También denunciaron la existencia de piratas informáticos que utilizan la aplicación para acceder a cuentas de Netflix, Spotify, y Paypal con los mismos datos.

Todavía con la declaración de la empresa, el temor que se propagó por los rumores sobre el hackeo, generó que varios usuarios decidieran cerrar sus cuentas Houseparty. 

Zoom y Houseparty: el polémico ascenso de las app de videollamadas durante el aislamiento
Comentarios