Martes. 19.11.2019 |
El tiempo

Estafas de romances

Hoy en día, en un mundo globalizado, millones de personas recurren cada día a las aplicaciones de citas o a los sitios de las redes sociales para encontrar relaciones de todo tipo, especialmente para relaciones amorosas
Estafas de romances

Utilizan Internet para buscar relaciones amistosas, conocer a otras personas, para intentar conseguir un amor de verdad.

Son muchas las personas, hombres y mujeres, que a través de estas redes encuentran su “media naranja”, a veces a kilómetros de distancia, pero también muchas de estas personas son las que sufren estafas sentimentales o del corazón, especialmente las mujeres de más de 50 años y que han sufrido una experiencia traumática, debido a la pérdida de un ser querido, una enfermedad grave, un accidente de tráfico con secuelas, divorcio violento, etc. Se calcula que un 63% son presas de estos  ”fraudes del amor” y que pierden el doble de dinero que los hombres.

Pero junto a esas personas de buena fe, que se ilusionan con las relaciones interpersonales, existen personajes sin escrúpulos que se aprovechan de manera descarada de esos seres faltos de cariño, de personas que tienen necesidades afectivas, que son vulnerable, que padecen “cariñoterapia”. Debilidades y necesidades que varían en función del momento social, económico, psicológico, emocional y que saben muy bien aprovechar estos delincuentes para obtener ingentes beneficios económicos. Son las personas con estudios superiores las que están en mayor medida en la mira de los estafadores, dado que suponen que cuentan con mayores entradas de dinero.

Actualmente, la estafa amorosa, hemos de considerarla como proceso sistemático que se envía a miles de usuarios de las redes sociales  con el propósito de aprovecharse de aquellos que a través de las redes sociales han dado señales de debilidad o de necesidad por diversas causas (delito masa).

Consuencuentemente, con esas tramas urdidas por estafadores que utilizan la red para delinquir, cualquier usuario, puede ser víctima de estos embaucadores, pues son maestros en manipular las emociones humanas.

Este fraude es un delito en alza en España, ya no solo el cometido por delincuentes individuales, sino que en un porcentaje elevado están detrás organizaciones o grupos criminales afincados en países extranjeros, de África, Asia, Latinoamérica, donde expertos informáticos rastrean perfiles y cruzan información como la riqueza, el estilo de vida, las aficiones, para manipular a sus víctimas, ocultando las direcciones IP y teléfonos no registrados. Fraude cibernético muy lucrativo para estos individuos, que para garantizar su éxito se valen del uso de imágenes falsas, fotos de modelos o actores, de militares, miembros de los cuerpos de seguridad, pilotos, etc.

Modus operandi

  • Utilizan cuentas de correo gratuitas, normalmente Yahoo o Hotmail.
  • Las direcciones de correo suelen tener siempre la misma estructura en cuanto al nombre, apodo, número, entre otras:  [email protected], [email protected].
  • Los correos electrónicos que utilizan no suelen estar personalizados, son plantillas que solo cambian el nombre del encabezado para enviarlas a los distintos usuarios. Siempre utilizan frases amorosas y cariñosas, por lo que si ante estas expresiones se les contesta con alguna palabra que nada tiene que ver con el amor, seguirán contestando, lo que demuestra que no leen lo que se le escribe.
  • El contacto suele ser de género opuesto y de nombre extranjero.
  • Las mujeres muestran fotos sugerentes y/o también de situaciones cotidianas para hacerse pasar por señoras normales y hacer más creíble la historia que cuentan. A veces, también conversaciones subidas de tono, de corte sexual para enganchar a la otra persona. Rusia es el país con más mujeres scammers, con agencias que se dedican exclusivamente para timar a los hombres.
  • Son farsantes creadores de perfiles falsos para que caigan en sus redes personas de todos los niveles y les engañan para que envíen dinero, o bien reúnen suficiente información para robar sus identidades.
  • El contacto, dedicará un tiempo para persuadir, enamorar, manipular, luego  solicita pasar a un chat “en vivo” donde se puedan enviar fotografías, videos, mantener conversaciones de tono subido. A medida que la ficticia confianza va en aumento, pedirá fotografías más íntimas, vídeos con con escenas eróticas, sexuales.
  • Una vez que el cibercriminal ha ganado la confianza y el amor del otro yo o cuando ya tiene suficiente material íntimo, pasa a lo que se conoce como el “chantaje emocional” pretendido, solicitando ayudas económicas, al principio pequeñas, y a medida que “sus problemas” se van agudizando las cantidades son superiores, porque ha de pagar el billete de avión o para gastos de viaje, estar varado en un aeropuerto sin su pasaporte y sin posibilidad de sacar dinero en efectivo del cajero, para pagar una cirugía u otros gastos médicos, para pagar deudas, fingir que le ocurrió un grave accidente, etc.
  • Piden que pague a través de una transferencia o giro de dinero, con tarjetas recargables o con tarjetas de regalo, pues de esta manera pueden pueden hacerse con dinero rápidamente y quedar en el anonimato, y además resulta muy complicado que le puedan revertir las transacciones.
  • Si el montaje anterior no funciona pasará al “chantaje sexual”, amenazando con difundir a la pareja, familiares, amigos, entorno laboral las fotos y vídeos sexuales que ya tiene a su disposición o bien manipulará esas imágenes con tintes eróticos.

¿Cómo evitar estas modalidades defraudatorias?

  • Caso de ser un asiduo de las redes sociales, los contactos han de ser cerrados al exterior, permitiendo que solo los de confianza tengan la información, que también la pueden suplantar. Incluso los amigos pueden dejar de serlo.
  • Evitar compartir información personal de todo tipo, incluso aficiones.
  • Sospechar de cualquier solicitud de contacto de personas desconocidas, o con las que no ha habido contacto previo.
  • Las cuentas falsas para delinquir suelen tener pocas fotografías y escasa información personal, al tratarse de perfiles falsos y de reciente creación.
  • Ha de sospecharse de personas que manejan una larga lista de amigos, que no comparten fotos personales, puesto que no quieren dejar pruebas de su identidad.
  • Sospechar si el contacto comete errores ortográficos, gramaticales, expresiones inentiligibles, incoherencias, etc.
  • Nunca se ha de compartir información, fotografías o vídeos que puedan comprometer. Ni tampoco enviar dinero a personas que se hayan conocido a través de Internet por muy grave que sea la desgracia que cuenta.
  • Si en el perfil figura una fotografía, hacer clic en el lado derecho y buscar en el menú la opción “Buscar Google”, “Image Search”, herramienta que da un listado de imágenes similares o la fuente de la foto original, con lo cual, se podrá comprobar si se trata o no de un perfil falso e incluso si ha sido denunciado por estafa.
  • Utilizar Whals M y LPAdress.com para comprobar la IP del país.
  • Solicitar una videollamada, la cual, generalmente rechaza, ya que el estafador lo último que desea es mostrar su verdadero rostro.
  • Si al introducir el nombre, la persona no tiene registro en un blog, es otro de los indicios de cierta importancia para sospechar.
  • No compartir dirección, no informar demasiado sobre la familia, y sobre todo no facilitar información financiera.

¿Qués se puede hacer cuándo se ha sido víctima?

  • Cesar inmediatamente el contacto con el estafador.
  • Bloquear los contactos en todas las redes sociales, páginas de contacto, emails, chats.
  • Cambiar las contraseñas, será más segura cuando contenga más de ocho caracteres entre mayúsculas, minúsculas, números, símbolos
  • Guardar todas las comunicaciones: mensajes, chats, imágenes, vídeos, pantallazos.
  • Informar sobre el perfil que haya utilizado el estafador para que le bloqueen la cuenta en todas las redes sociales.
  • Denuncia a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, ya no solo con la finalidad de recuperar el dinero, sino como una ayuda a otras personas para que no se conviertan en víctimas.
  • Existen páginas de denuncia, p.ej. StopSacammers.com, donde se podrá comprobar el nombre o la foto de la chica con la que se están intercambiando emails está en la lista de timadoras profesionales.
  • Gestionar con la entidad bancaria las devoluciones económicas.
Estafas de romances
Comentarios