Comenzó la batalla legal entre Julio Iglesias Jr. y su esposa

Iglesias Junior y su aun esposa
Iglesias Junior y su aun esposa

Nacer hijo de estrellas o con un físico privilegiado para ser modelo no es siempre sinónimo de felicidad. Por desgracia, y después de 18 años de relación, 8 de ellos de matrimonio, con mascotas pero sin hijos en común, ahora Charisse Verhaert y Julio José Iglesias Junior se sumergen en toda una batalla legal por las propiedades y sus perritos al divorciarse

Comenzó la batalla legal entre Julio Iglesias Jr. y su esposa

Después de tantos años de convivencia, ahora tanto sus mascotas como sus propiedades en los Estados Unidos y en España, quizás se encuentren en custodia, hasta que la pareja (o los tribunales) consigan llegar a un acuerdo por el conflicto de siempre: el dinero y los niños (que en su caso fueron mascotas) en común.

"El cariño y el respeto seguirán siendo la tónica en esta separación"

Esto lo afirmaba el cantante al principio de la ruptura de la crudeza. Sin embargo, ahora se revelan presuntas demandas de la modelo belga. En concreto Charisse le solicita el uso exclusivo de la vivienda conyugal de Miami Beach, una mansión valorada en un millón de dólares, además de 9.000 euros mensuales: 7.000 para cubrir “todas sus necesidades” y 2.000 por impuestos de la casa.

Dejó su carrera de modelo para ser ama de cada

No sabemos si la aun joven se arrepiente de dicha decisión, lo cierto es que para la revista Semana ha afirmado que así fue: dejó su exitosa carrera de modelo para convertirse en ama de casa por tiempo completo. Ahora parece que Iglesias Junior se defiende con una contra demanda. 

Ella afirma que durante su matrimonio, la pareja acumuló bienes de forma independiente y por ello, en su opinión, ahora deben ser repartidos según las leyes del Estado de Florida.

Sea como fuere, siempre tuvo el apoyo de su nuera, Isabel Preysler, pareja del escritor Mario Vargas Llosa, quien en la revista HOLA subrayó que: “El que lo está pasando peor es Julio con lo de su separación”. Es “una pena… pero las parejas se desgastan”, un comentario poco sorprendente dado el número de veces que ya se ha casado la madre del cantante, quien siempre parece reencontrar la felicidad rápidamente.

Ahora, los tribunales (o un esperamos acuerdo entre la pareja) decidirán quién pagará a quién, cuánto, y cómo será la custodia de las mascotas que la aun pareja tiene en común.

Comenzó la batalla legal entre Julio Iglesias Jr. y su esposa
Comentarios