sábado. 05.12.2020 |
El tiempo

Una maestra olvida apagar el micrófono e insulta a sus alumnos

Mujer enfadada con ordenador
Mujer enfadada con ordenador

De capítulos anteriores en que una profesora se desesperaba y lloraba en directo ante la falta de interés de los alumnos en sus clases... ¡Ahora llega otra maestra, esta con algo más de arrojo que más allá de echarse a llorar, increpa a sus alumnos, aunque sin saberlo! ¡Malditas nuevas tecnologías!

Una maestra olvida apagar el micrófono e insulta a sus alumnos

¿A quién no le ha jugado nunca una mala pasada algún dispositivo electrónico de los que tanto usamos en nuestro día a día y sin los que ya no sabríamos ni vivir? Un WhatsApp hablando mal de una persona al grupo donde está la misma, un teléfono sin colgar y ahora... Una videollamada sin colgar después de una clase online, ¡nuevos tiempos, nuevos apuros!

Viral por redes

Como era de esperar, el escándalo de la docente se volvió viral. En esta ocasión, la maestra era de Saltillo, una ciudad mexicana, la que al finalizar la clase, hablando con otra tercera persona por teléfono, insultaba a su alumnos. La profesora supuestamente pertenecía a una escuela secundaria, por tanto; con chavales en época de plena y terrible adolescencia.

¿Qué dijo?

En la grabación de duración de apenas algo más de dos stories de Instagram (36 segundos), la profesora sentenciaba al teléfono, hablando con una tercera persona: “Nombre, pin… huercos, no me entregan ni mad… Déjame decirte otra cosa, me los están mandando a todos, de hecho es un desmad… Yo le envié un resumen a cada uno, están jodi… Yo no los voy a revisar así”, a lo que añadió: “Ahorita les mandé los promedios de tercero G y nada más nueve pasaron, todos los demás son unos, tres, dos. Entonces, quiero ver cuál es su reacción. Igual te los voy a mandar a ti también los del H”. Sin duda, ¡todos unos cerebros sus alumnos!

Unas palabras que fueron pronunciadas, para mala fortuna de la señora, con la cámara y micrófono abiertos, ocasión que aprovechó una alumna, a la que se escuchaba reír mientras grababa a su profesora - cuestión que nos preguntamos si era muy legal... o moral-.

¿Moraleja? ¡Comprobemos bien que cerramos nuestras cámaras y micros cuando terminemos una conversación virtual con alguien, máxime si se trata de estudios o trabajo!

Una maestra olvida apagar el micrófono e insulta a sus alumnos
Comentarios